Historia

Descubren en Pompeya un restaurante de comida rápida con restos de comida

Pompeya es una cuidad que se ha convertido en una puerta abierta al pasado, desde que el Vesubio hizo erupción el 24 de octubre del año 79 d.C.

Pompeya es una cuidad que se ha convertido en una puerta abierta al pasado, desde que el Vesubio hizo erupción el 24 de octubre del año 79 d.C. La explosión del volcán fue tan rápida que no hubo tiempo de nada, Pompeya, Herculano y Estabia y sus habitantes se vieron sorprendidas por un río de lava que cubrió todo lo que se encontró a su paso. Se calcula que en estas ciudades vivían unas 20.000 personas, los arqueólogos han recuperado 1.500 cuerpos carbonizados sin poder determinar la cifra exacta de personas que murieron en esta catástrofe. 2.000 años después los restos de Pompeya aún esconden algunas sorpresas inesperadas como este restaurante de comida rápida o termopolio.

El termopolio o restaurante de comida rápida de Pompeya ha sorprendido a los arqueólogos

La ciudad de Pompeya sigue sorprendiendo día tras día a los arqueólogos encargados de rescatar sus restos. Han pasado miles de años, pero dada la magnitud de la catástrofe aún se recuperan partes de la ciudad que la lava dejó casi intactas. Una de las más destacadas es este termopolio, un restaurante de comida rápida.

En la antigüedad también existían estos puestos de comida para llevar. En esos días en los que no había tiempo de ir a casa a comer, especialmente los trabajadores y comerciantes que llegaban a Pompeya podía pasar por estos establecimientos. Se ha encontrado un mostrador con la imagen de una ninfa marina a caballo, un reclamo para aquellos que caminaban por la ciudad y querían disfrutar de un bocado al aire libre.

Las ánforas y las ollas que había detrás del mostrador guardaban la comida y bebida que servían a los clientes. Los platos que se cocinaban hacen unos cuantos miles de años no eran como los actuales, se han encontrado restos de caracoles de tierra, pato, cerdo y cabra. Platos que se agradecía de comer en caliente y que suponían una fuente de ingresos para los propietarios de este restaurante.

Además, se los alimentos también se han descubierto restos de vino colocado en las ánforas, macerado para perder su color intenso y quizás su graduación. El vino es una de las bebidas que ha acompañado a la humanidad desde sus inicios. El prandium o comida al aire libre era una costumbre muy romana, en Pompeya se han encontrado 80 termopolios, pero nunca con un mostrador tan completo. La pintura y el arte de esta ciudad la han convertido en fuente de inspiración y de admiración cientos de años después.

Este mostrador será analizado y servirá para seguir abriendo la puerta a ese pasado romano que Pompeya conserva gracias a una desgracia que marcaría el curso del mundo antiguo. La erupción del Vesubio sería recordada como un castigo divino, la gran nube de cenizas que impidió que pudieran huir, y el calor de la lava se convirtió en la peor pesadilla para los habitantes de estas ciudades. El desastre formaría parte de las historias que generación tras generación se han convertido en épicas. En pleno siglo XXI aún se sigue descubriendo un poco más de un hecho extraordinario que ha convertido a Pompeya en una forma de

Lo último en Trending Topic

Últimas noticias