Wearables

Así son las f.lashes, las primeras pestañas “wearables” con luces LED

Luces LED en las pestañas, la última moda en wearables

Seguro que ya no te sorprendes si ves una camiseta o una prenda de ropa que incluye luces LED, y de hecho, las luces LED son muy habituales en zapatillas para niños de corta edad. Sin embargo, sí te vas a sorprender con las “f.lashes”, una pestañas con luces LED que está desarrollando el diseñador Tien Pham y que buscan financiación en la plataforma Kickstarter para convertirse en una realidad. Las f.lashes son dos pequeñas tiras con luces LED que se pegan con el mismo adhesivo de las pestañas postizas y se conectan con un fino hilo a un pequeño módulo de control. Este módulo lleva una batería de reloj que consigue una autonomía de 4 horas y se sujeta a modo de clip en el pelo en la nuca. El módulo tiene distintos programas que realizan juegos de luces y lleva también sensores de movimiento para que las luces se muevan al bailar o al hacer determinados gestos.

f.lashes

Por supuesto, la utilidad de las f.lashes es nula, pero para artistas, bailarines o para cualquiera que quiera llamar la atención o disfrazarse, son un complemento verdaderamente espectacular, y dan una idea del tipo de prendas y “wearables” que pueden surgir con este sistema si la moda toma fuerza.

f.lashes

El creador asegura que son seguros por el bajo voltaje al que funcionan, son reutilizables, resisten la humedad y el sudor, y el fino hilo que los conecta al módulo principal casi no se ve. Además, en contra de lo que puede parecer, también afirma que la luz de las pestañas no molesta a quien las lleva ni interfiere con su visión ya que apenas se percibe.

f.lashes

El producto ya ha duplicado la cifra que solicitaba en su campaña en Kickstarter, a pesar de que el precio de cada par de f.lashes no es precisamente económico (cuestan 40 dólares en pedido adelantado). Están disponibles en 7 colores colores distintos, pero las luces no pueden cambiar su tonalidad.

f.lashes

Se espera que las primeras unidades se empiecen a entregar en enero de 2018 y, a decir verdad, no nos las imaginamos de momento más que en espectáculos, fiestas de disfraces y similares; pero tampoco cuesta pensar que en un futuro próximo podemos empezar a ver muchos complementos luminosos para la ropa que pueden dar a la vida nocturna un carácter muy futurista (aunque quizá más bien del tipo de futuro que nos imaginábamos en los años 80).

Últimas noticias