Móviles

Galaxy S7: resistente al agua, pero no a los golpes

Prueba Galaxy S7
0 Comentar

Casi se nos había olvidado por esta vez y es que, tras probar el último súper teléfono, Samsung Galaxy S7 ¿qué es lo siguiente que se hace en Internet? La respuesta es, por supuesto, torturarlo… Como te puedes imaginar nos referimos a los Galaxy S7 y S7 edge que acaban de llegar al mercado y que además, entre sus prestaciones destaca la resistencia al agua que hace que salgan indemnes de un chapuzón fortuito.

Pues bien, la empresa de seguros para dispositivos como smartphones SquareTrade, acaba de publicar las pruebas de resistencia de los nuevos buque insignia de Samsung que muestran claramente que los Galaxy S7 son los campeones en cuanto a resistencia al agua, pero en el resto de pruebas no se puede decir lo mismo y los terminales tienen una resistencia igual o incluso inferior a los iPhone 6s de Apple.

Según las pruebas de inmersión de SquareTrade los Galaxy S7 y S7 edge son los únicos que resisten bajo el agua a una profundidad de metro y medio durante 30 minutos (como indica el índice IP68), mientras que los iPhone terminan con daños permanentes o directamente estropeados. SquareTrade afirma que el Galaxy S7 sale del agua con el altavoz dañado ya que el sonido se escucha distorsionado, pero es probable que una vez se elimine el agua de la cavidad de este (que va protegida con tejido Gore Tex) el altavoz vuelva a funcionar normalmente.

Galaxy S7 Agua

En las pruebas de resistencia en una cámara especial hecha para replicar golpes habituales, los Galaxy S7 y S7 edge sufren más que los iPhone por la trasera de cristal, aunque el iPhone 6s plus terminó la prueba con la pantalla quebrada, y en las pruebas de caídas sobre la esquina y con la pantalla de frente los teléfonos de Samsung no corrieron mejor suerte que cualquier otro (en las pruebas de caída sobre la pantalla de SquareTrade, el Galaxy S7 quedó inútil en la primera ocasión, mientras que el S7 edge fue capaz de soportar dos caídas).

Galaxy S7 bend test 2

Por último, en el test de resistencia a la deformación, el Galaxy S7 edge se empieza a doblar sin regresar a su estado normal con una fuerza de 110 libras (unos 50 kilos) alcanzando el “fallo catastrófico” con 170 libras (unos 77 kilos). El modelo S7 plano es mucho más resistente aguantando hasta 170 libras, la misma fuerza que es capaz de aguantar el iPhone 6s.

Así, al menos según las pruebas de SquareTrade, puedes estar tranquilo si tu Galaxy S7 se moja, pero si sufre un golpe o caída va a correr la misma suerte que cualquier otro terminal, de manera que si quieres conservarlo como el primer día y no eres muy cuidadoso lo mejor es que lo protejas con una funda.

Últimas noticias