Detenido un sacerdote español en Venezuela por presuntos abusos a una niña de 12 años

Detenido un cura español por abusar de una niña de 12 años en Venezuela: “Nos encariñamos”

Comentar

El sacerdote de origen español Iván Merino Padial reconoció ante las autoridades policiales del estado de Zulia, en Venezuela, que abusó de una niña de 12 años después de haber sido detenido. “Nos encariñamos, un juego, una cosa llevó a otra y sucedió eso. Estábamos en el juego, en las caricias, y la cosa llevó a eso” explica en un escalofriante relato.

El sacerdote, de 35 años, perteneciente a la Orden de los Agustinos Recoletos y vicario parroquial de la Parroquia Santísima Trinidad, fue detenido e imputado por pederastia. El arresto se produjo el pasado 24 de noviembre, cuando agentes de la Policía del estado Zulia detectaron un vehículo en el que el hombre se encontraba en compañía de una menor. La niña manifestó a los agentes que el párroco había abusado de ella durante los últimos tres años.

Tras su arresto, la Fiscalía del estado de Zulia le imputó un delito de abuso sexual continuado y el tribunal correspondiente ordenó su ingreso en prisión, según la prensa venezolana.

La Arquidiócesis de Maracaibo ha emitido este miércoles un comunicado, leído por el obispo auxiliar monseñor Ángel Caraballo, en el que ha anunciado que prohíben al párroco “el ejercicio del ministerio sacerdotal” en la citada Arquidiócesis.

En el comunicado, la Arquidiócesis pide perdón a los allegados de la víctima y traslada su “más firme y contundente condena a esta acción lasciva y a toda forma de abuso sexual”, especialmente, aclara, “si (es) cometida por un sacerdote”.

Igualmente, ha adelantado que la Orden a la que pertenece el párroco ha iniciado el proceso previsto en el Código de Derecho Canónico, en las Normas de los Delitos Más Graves y en el Protocolo establecido por la Conferencia Episcopal Venezolana para estos casos, “a fin de que se restituya la justicia, se repare el escándalo y se reforme al clérigo culpable”.

“Manifestamos nuestro compromiso de velar que, situaciones como esta no se presenten en el seno de nuestra Iglesia local y hacemos nuestras las palabras: “la gente debe saber que en el sacerdocio y en la vida religiosa no hay lugar para quien podría hacer daño a los niños y a los jóvenes”, concluye el comunicado, citando a Juan Pablo II.

Temas

Últimas noticias