Caso Gabriel Cruz

La Guardia Civil investigó si Ana Julia intentó matar a su primer marido

Ana Julia Quezada
Ana Julia Quezada en una imagen antes de ser detenida.
Comentar

Tras fallecer sus dos siguientes parejas mientras convivían con ella

Una hija fallecida en un accidente bajo sospecha, dos maridos muertos mientras convivían con ella y la Guardia Civil investigó si además intentó quitar de en medio a su última pareja en Burgos. Ese es el terrorífico currículum de la presunta asesina del pequeño Gabriel durante su estancia en la ciudad castellana.

Su actitud fría, interesada y calculadora pronto despertó la inquietud de los investigadores de Almería, que pidieron un informe completo a sus compañeros de Burgos.

Así resumían los guardias dos décadas de Ana Julia en Burgos antes de mudarse a Almería: “Ana Julia llegó a España en los primeros años de la década de los 90 ejerciendo… en un local de alterne de Rubena, actividad que abandonó al conocer al que fue su marido M.A.R. pasando a trabajar en servicio doméstico y empleada en dos carnicerías… A finales de 1995 trajo desde su país de origen a su hija Ridelca de 4 años de edad, cuatro meses después de llegar la niña a Burgos falleció al precipitarse de madrugada desde la ventana del domicilio familiar… los hechos investigados por Policía Nacional fueron archivados como un accidente fruto del sonambulismo…”.

El informe de la Guardia Civil continuaba así: “Posteriormente se divorció y mantuvo una relación con F.J.S. 16 años mayor que ella, con problemas de alcoholismo que falleció en 2012 sospechando la familia que Ana Julia aprovechó que era propietario de una empresa hostelera que daba importantes beneficios, la familia manifiesta como prueba que Ana Julia adquirió en la República Dominicana una vivienda por valor de 45.000 euros y cobró otros 30.000 del seguro de vida que el fallecido puso a su nombre antes de morir… posteriormente Ana Julia inició otra relación con un hombre de similares características que el anterior y que padecía un cáncer de garganta y falleció en 2015. La familia cree que Ana Julia recibió de él más de 17.000 euros”.

Una hija y dos maridos muertos. Esta era la información que manejaba la Guardia Civil sobre Ana Julia cuando finalizaba el caso Gabriel hasta que saltó la sorpresa. Llegó el turno de hablar con su primer marido en Burgos, el que convivía con ella cuando murió la hija de Ana Julia, y de repente descubrieron que durante la convivencia con esta el hombre sufrió unas extrañas fiebres que le llevaron a acabar ingresado en el hospital poniendo en peligro su vida.

Los agentes no pasaron por alto la relación de ese relato con el extenso currículum de Ana Julia y las búsquedas de plantas venenosas que habían hallado en el ordenador de la sospechosa durante la investigación sobre el asesinato de Gabriel. Rápidamente tomaron declaración al hombre y fueron directos al grano en la segunda pregunta del interrogatorio. Los guardias investigaban si Ana Julia podía haber intentado matar a su primer marido antes de la muerte de su segundo y tercer consorte.

“Sí, estuve casado con Ana Julia… sí, mientras duró nuestra relación tuve episodios de enfermedades repentinas sin sentido aparente… episodios de fiebres muy altas por las que estuve ingresado tres días en el hospital en cada ocasión… y a pesar de que me sometieron a estudios y analíticas no supieron diagnosticar a qué se debían las fiebres, todo sucedió mientras vivía con Ana Julia, y desde que dejé de convivir con ella nunca más volvió a suceder”. Tras estas declaraciones del primer marido los agentes tenían claro el siguiente paso: le preguntaron si en esa época tenía un seguro de vida con Ana Julia. El hombre contestó que sí, que efectivamente, y que sospechaba que detrás de sus episodios febriles desconocidos estaba Ana Julia.

Hasta el momento los investigadores no han podido reunir más pruebas para abrir una investigación contra Ana Julia por los extraños episodios febriles de su primer marido, pero durante esa declaración el hombre ofreció un nuevo dato sobre la muerte de la hija de Ana Julia en la casa que ambos compartían en 1995. Entonces el caso se archivó como un accidente provocado por el sonambulismo de la niña de 4 años. Este hombre asegura que esa niña jamás tuvo un episodio previo de sonambulismo hasta el día del accidente.

Últimas noticias