Maltrato infantil

Muere en el hospital Vall d’Hebron el bebé de dos meses presuntamente maltratado por su padre

Muere en el hospital Vall d’Hebron el bebé de dos meses presuntamente maltratado por su padre
Hospital Vall dHebron

El bebé de dos meses que ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona el viernes 4 de enero tras ser maltratado ha muerto este lunes a las 14.15 horas, ha informado el centro médico en un comunicado.

El bebé ingresó porque sufría un hematoma en la cabeza, tenía un brazo fracturado y también “cinco costillas rotas con callo”, lo que indicaba signos de maltratos anteriores, explicaron a Europa Press fuentes conocedoras.

A raíz de las sospechas, el equipo médico activó el Protocolo de maltrato infantil de la Generalitat, y el padre acabó por confesar este jueves a los facultativos haber maltratado al pequeño, según fuentes cercanas al caso.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha constatado este viernes que en el caso del bebé de dos meses ingresado en la UCI del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona tras ser maltratado “ha habido carencias de información, de comunicación, de formación y dotación del personal en los diversos servicios y, sobre todo, de coordinación entre los mismos”.

En rueda de prensa tras reunirse con representantes de la Conselleria de Salud de la Generalitat, la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia), el Ayuntamiento de Pineda de Mar y el equipo de atención a la infancia (EAIA) del Maresme (Barcelona), ha explicado que emitirá una resolución en las próximas semanas.

Pedirá un protocolo específico de los derechos de los bebés en situación de riesgo, incluyendo antes de nacer, por ser una etapa de la vida en la que se dan “las mayores condiciones para que sea invisible y dificulte muchísimo ver dónde puede haber lesiones de derecho”, así como más recursos para la detección de estos casos, tras ver falta de ellos.

También ha visto necesario un circuito de intervención más específico para el seguimiento y la atención más intensiva de los bebés, ya que antes de su ingreso en la UCI en estado grave, una enfermera de Calella (Barcelona) había alertado de posible maltrato: “Ha habido una sospecha por un lado” que no ha llegado al otro para activar los mecanismos.

La adjunta al Síndic por los derechos de los niños, Maria Jesús Larios -también presente en el encuentro- ha alertado de la actual “falta de recursos en los servicios de atención primaria” de salud para poder hacer intervenciones y acompañamiento a las familias, lo que dificulta el trabajo comunitario, que facilita detectar riesgos.

También ha considerado que la información entre los servicios de salud y el resto de actores “tiene que fluir de una forma más fácil, y los elementos de protección de datos tienen que pasar a un lado secundario ante la protección del niño”.

A la vez, han considerado que si la enfermera detectó maltrato y propuso una entrevista con la familia -a la que ya no llegaron a asistir-, si la alerta es de maltrato “esto no se resolverá con una entrevista”.

“Objeto de maltrato”

Aunque todavía no han llegado a una diagnosis clara del caso, “hay elementos más que suficientes para creer que este bebe ha sido objeto de maltrato”, ha dicho Ribó a preguntas de los periodistas, y ha aclarado que no pretende sustituir investigaciones judiciales, sino que lo constata de acuerdo a los protocolos de maltrato de menores existentes.

“Hace falta ser capaces de seguir toda situación que pueda evidenciar vulnerabilidad, así como una coordinación de los servicios sociales básicos y de salud”, más recursos de apoyo familiar, acompañamiento a los padres y mejora del personal especializado en este acompañamiento y en el diagnóstico de la desprotección.

Ribó ha considerado que hace falta más financiación de programas preventivos, y más canales de comunicación entre salud y los servicios sociales, entre otras consideraciones que recogerá la resolución que prepara.

En 2016, después de que un bebé ingresara muerto en el Vall d’Hebron, el Síndic ya constató carencias de dotación de medios y recursos para estos casos, y pidió un protocolo para estudiar y seguir la situación de bebés o niños pequeños en situación de riesgo, así como coordinación entre los servicios sociales básicos y de salud, como ha hecho este viernes.

También ha recordado que la institución que representa promovió estos protocolos tras el conocido como ‘caso Alba‘, y desde entonces se ha avanzado en los mecanismos de protección a menores.

Últimas noticias