Lotería Nacional de Navidad

El puesto de lotería de Sant Llorenç quintuplica las ventas del Sorteo Navidad un mes después de la tragedia

Comentar

La administración de loterías número 1 de Sant Llorenç des Cardassar quintuplica la venta de décimos de lotería nacional del sorteo de Navidad

Juana Caldentey, la propietaria de la administración de loterías número 1 de Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca), se siente triste al recordar las inundaciones que hace un mes azotaron el pueblo provocando la muerte de 13 personas, pero estos días la tristeza por el recuerdo de la tragedia ha dado paso a una frenética actividad: las ventas para el sorteo de Navidad se han quintuplicado respecto al pasado año.

Tras trabajar duro durante los primeros días para eliminar todo el fango y el agua que entró en su negocio, situado justo al lado del ayuntamiento, de golpe asomaron por la puerta de la administración clientes que no habían pisado nunca el pueblo y que, haciendo buena la dicha de que tras la desgracia a veces llega la suerte, han decidido comprar décimos de la lotería de Navidad en esta administración.

La gran cantidad de compradores, llegados de Vigo, Barcelona o Málaga, han provocado que Caldentey haya tenido que pedir ya en dos ocasiones décimos a Loterías y Apuestas del Estado. Y aún así, este mismo sábado, muchos clientes tenían que marcharse sin el décimo tradicional o bien resignarse a llevarse uno imprimido por máquina.

Los jugadores, entre los cuales hay también muchos vecinos del pueblo afectados por las inundaciones y que lo han perdido absolutamente todo, se conjuraban a las puertas de la administración para volverse a reunirse allí el 22 de diciembre, cuando los niños de San Ildefonso canten los premios del sorteo de Navidad.

Sin duda alguna, esta sería la mejor noticia para Joana, según ella misma admite, y sin duda el mejor regalo para un pueblo en reconstrucción que necesitaría prácticamente todos los décimos del primer premio para recuperar todo lo que sus vecinos perdieron durante la tragedia. Todo, claro, menos las vidas humanas.

Últimas noticias