Los efectos olvidados de la catástrofe en Sant Llorenç

Cientos de animales de compañía y ganado aparecen muertos tras las inundaciones en Sant Llorenç

animales-mallorca-inundaciones
Una oveja fallecida en la calle a raíz de las inundaciones en Mallorca.
Comentar

En Sant Llorenç des Cardessar, muchas familias lo han perdido todo. Los daños materiales de las inundaciones de esta semana son importantísimos, igual que el número de muertos y heridos, que convierten esta catástrofe en la mayor tragedia que ha vivido la isla de Mallorca.

Con el paso de los días, y cuando el agua, el fango y todos los escombros acumulados dejan paso al aspecto habitual del pueblo, emergen nuevas víctimas de este fenómeno natural, que añaden más dramatismo al duelo que están pasando muchas familias tras el shock de verse sin nada.

En la calle del Torrent, pocas horas después de que el agua corriera con fuerza por las calles de Sant Llorenç y con la luz del día, Sebastià, un anciano de 73 años, pedía ayuda sin cesar y con cierto nerviosismo para encontrar a Duc. Se trata de su perro, el único ser vivo con el que convivía y que según cuenta su vecina, se había convertido en su principal apoyo tras perder a su esposa, hasta el punto de ser inseparables. Duc, un yorkshire terrier de pelo oscuro y largo, estaba sentado junto a Sebastià en el comedor, en el momento el cual el agua entró en su domicilio.

Con la bajada del caudal, el jueves Duc aparecía unos cincuenta metros más lejos de la vivienda de Sebastià, ya sin vida. Un mazazo para este vecino que, como la pequeña Eugenia, de seis años, ha tenido que llorar el adiós inesperado de Zoe, el gato que le trajeron los reyes magos hace dos años y que se había convertido en su mejor amigo.

En la Avenida de les Bordadores, este viernes, un ternero que formaba parte del ganado de una granja cercana, reposaba sin vida junto a un mueble arrastrado por el agua, con las patas hacia arriba. El animal, pero también el dueño de la explotación, que ha perdido la gran mayoría de animales que componían su método de subsistencia, forman parte de los daños invisibilizados de la tragedia y que, en algunos casos, su pérdida ha generado mayor dolor a sus propietarios que los bienes materiales perdidos.

Últimas noticias