La nave Kepler prepara su última búsqueda de exoplanetas antes de quedarse sin combustible

Un exoplaneta, también conocido como planeta extrasolar, es un mundo que se detecta más allá del Sistema Solar, es decir, orbitando otras estrellas que no sean la nuestra. ¿Cuántos conocemos ya? Hasta hace unos años, no había consenso entre los científicos. Aunque casi todos pensaban que las estrellas debían estar acompañadas de mundos como nuestro, Sol, había quien pensaba que nuestro Sistema Solar podía ser una rareza cosmológica. Sin embargo, Didier Queloz y Michel Mayor fueron los encargados de ‘abrir fuego’. Ellos fueron los que, en 1995, y por medio de métodos de detección indirectos, localizaron el primer exoplaneta de la historia. Aunque el hallazgo estuvo plagado de polémica, finalmente se pudo confirmar que el exoplaneta localizado existía. Desde entonces, en más de 20 años, y con los sistemas de detección avanzando a gran velocidad a la vez que la mejora la tecnología, se han encontrado miles de planetas extrasolares, alcanzando ya casi los 5000, y subiendo cada vez a mayor velocidad. Así pues, y tal y como pensaban un buen número de científicos y astrónomos, el Sistema Solar no es un caso aislado. De hecho, se ha descubierto que prácticamente todas las estrellas tienen, al menos, un mundo que las orbita. Si pensamos que una galaxia como la Vía Láctea posee unos 200.000 millones de estrellas, y hay conocidas unos 200.000 millones de galaxias a lo largo del universo, imagina la cantidad de planetas que debe haber ahí fuera. Hay algún exoplaneta como la Tierra En un comienzo, los exoplanetas se encontraban por el método indirecto del tránsito. Es decir, se analizaban las sobras del mundo cuando orbitaba frente a su estrella, lo que rebaja el brillo de esta. Hoy día, los métodos son cada día más variados y completos. Así pues, igual que antaño casi todos los planetas que se localizaban eran más grandes que Júpiter y todos gaseosos muy cercanos a su estrella y con periodos orbitales muy cortos, por lo que recibieron el nombre de Júpiteres calientes, ahora ya se encuentran todo tipo de mundos. De hecho, se han encontrado planetas rocosos mucho más grandes que la Tierra, que han recibido el nombre de supertierras. Y, dentro de este grupo, cada vez se han podido localizar mundos más pequeños, algunos potencialmente habitables por el ser humano. Proyectos como la misión Kepler nos ha permitido localizar sistemas solares completos con hasta 7 planetas, como Trappist-1, todos ellos rocosos y potencialmente habitables. E incluso hemos sabido que Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol, posee un planeta que podría ser habitable igualmente, aunque las últimas noticias no son halagüeñas. No obstante, esto no ha hecho más que empezar.
Exoplaneta Qué es y cuántos se han descubierto
Comentar

La nave espacial cazaplanetas Kepler de la NASA comenzó la decimoctava campaña de observación de su misión extendida, K2, el 12 de mayo, a unos meses de agotar combustible.

Durante los próximos 82 días, Kepler observará grupos de estrellas, galaxias lejanas y un puñado de objetos del sistema solar, incluidos cometas, objetos más allá de Neptuno y un asteroide, informa el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

La Campaña 18 es un pedazo de espacio familiar, ya que es aproximadamente la misma región del cielo que Kepler observó durante la Campaña 5 en 2015. Una de las ventajas de observar un campo una vez más es que se pueden encontrar planetas fuera del sistema solar, llamados exoplanetas, orbitando más lejos de sus estrellas. Los astrónomos esperan no solo descubrir nuevos exoplanetas durante esta campaña, sino también confirmar los candidatos que fueron identificados previamente.

Los cúmulos abiertos son regiones donde las estrellas se formaron aproximadamente a la misma edad, como Messier 67 y Messier 44, también conocidos como Praesepe o el grupo Beehive. Hogar de seis exoplanetas conocidos, el cúmulo de Praesepe se examinará de nuevo en busca de objetos que están en tránsito o cruzando, alrededor de estas y otras estrellas.

Con aproximadamente 800 millones de años, las estrellas en Praesepe se encuentran en su adolescencia en comparación con nuestro Sol. Muchas de estas estrellas juveniles son activas y tienen grandes manchas que pueden revelar información sobre el campo magnético de una estrella, un componente fundamental de una estrella que impulsa la quema y otras actividades que pueden tener influencia sobre la habitabilidad. Al comparar los datos de brillo recopilados en las Campañas 18 y 5, los científicos pueden obtener más información sobre cómo las manchas de una estrella cambian con el tiempo.

Con varios miles de millones de años, el grupo Messier 67 es mucho más antiguo y tiene muchas estrellas similares al Sol. Es uno de los cúmulos abiertos mejor estudiados en el cielo. Los astrónomos continuarán sus estudios de astrofísica estelar analizando las estrellas de Messier 67 en busca de cambios en el brillo. Buscarán las firmas de los exoplanetas, observarán las pulsaciones de las estrellas evolucionadas y medirán las tasas de rotación de muchas otras estrellas en el cúmulo.

Más allá de estos cúmulos, Kepler observará los blázares, los núcleos energéticos de galaxias lejanas con agujeros negros en sus centros. Estos objetos impulsan chorros de plasma caliente hacia la Tierra (aunque están demasiado distantes para afectarnos). El más notable de estos objetivos es el OJ 287, un sistema que aloja dos agujeros negros en órbita uno alrededor del otro, uno de los cuales pesa 18.000 millones de veces la masa del Sol.

Incluso más cerca de casa, Kepler observará los objetos del sistema solar, incluidos los cometas, los objetos transneptunianos y el asteroide 99942 Apophis cercano a la Tierra. Este pedazo de roca de 300 metros pasará a menos de 35.000 kilómetros de la Tierra en el año 2029, cerca pero suficiente para no representar ningún peligro para nuestro planeta.

Últimas noticias