La Fiscalía pide 155 años de prisión para un profesor por abuso de menores

colegio La Salle Maravillas de Madrid
colegio La Salle Maravillas de Madrid
Comentar

La Fiscalía pide 155 años de prisión para un profesor del colegio La Salle Nuestra Señora Maravilla de Madrid por abusos sexuales y elaborar pornografía. Pedro Antonio R. L., está acusado de abusar sexualmente de 14 menores entre 2013 y 2016 y otros cuatro mayores, además de elaborar abundante pornografía infantil.

En el escrito de acusación, el Ministerio Público le acusa de 14 delitos de abusos sexuales a menores, 4 de abusos sexuales a mayores, 7 de elaboración de pornografía infantil y otros tres continuados, más dos delitos de descubrimiento de secretos (art 197.1 y 5) y otros seis más (solo el art 197.1).

Pero precisa en su escrito que el máximo de cumplimiento efectivo no podrá exceder de los 20 años de cárcel, a lo que habría que descontar el tiempo que lleva el acusado en prisión provisional, desde el 29 de septiembre de 2016.

Al margen de las penas de prisión, el Ministerio Público solicita la medida de libertad vigilada una vez salga de prisión, la obligación de participar en programas de educación sexual y la prohibición de ejercicio de profesión u oficio con menores durante diez años.

También pide que se le prohíba acercarse a menos de 500 metros de los domicilios, lugares de trabajo, centros de estudios o lugares que frecuenten las víctimas así como comunicarse con ellos por cualquier medio durante otros diez años, además de una multa de 12.600 euros.

Igualmente, solicita una indemnización global de 70.000 euros en concepto de responsabilidad civil, que van de los 1.000 a los 6.000 euros dependiendo del caso, una cantidad que el exprofesor ya ha consignado ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Collado Villalba (Madrid).

Según el relato del fiscal, entre el 7 de julio de 2013 y el 28 agosto de 2016, el acusado “con ánimo libidinoso y con el objetivo de satisfacer sus deseos sexuales” elaboró pornografía infantil a partir de imágenes que tomaba a los menores, principalmente, mientras dormían, a quienes también realizaba tocamientos.

Usaba móviles y relojes espía

El acusado se servía de teléfonos móviles, cámaras ocultas, relojes espía y otros aparatos para tomar sus imágenes y de sus conocimientos adquiridos sobre la melatonina y las distintas fases del sueño hasta el punto de que en los registros, los investigadores hallaron búsquedas en Internet que decían “como tocar a alguien mientras duerme” o “fase del sueño en que no sentimos nada”.

También encontraron 55 cápsulas de melatonina y gran cantidad de archivos con las imágenes que elaboraba el exprofesor, que solía actuar durante los campamentos de verano, en salidas organizadas por el centro escolar en las que había que pernoctar, en algunos viajes a la India e, incluso, en el interior del cuarto de baño de sus estancia en el Colegio Maravillas donde instaló una cámara oculta.

Últimas noticias