Piden 8 años de cárcel a un yihadista que adoctrinó a su novia, que pasó de neonazi a musulmana radical

yihadista neonazi
Roda de Ter (Barcelona), donde residía uno de los yihadistas acusados de adoctrinamiento.
Comentar

La Audiencia Nacional juzga este miércoles por delitos de adoctrinamiento a dos presuntos yihadistas de origen marroquí, uno de los cuales captó en Barcelona a dos jóvenes españolas convirtiéndose en su pareja y llegando una de ellas a pasar de tener una estética neonazi a llevar pañuelo tipo hiyab.

La Fiscalía pide para cada uno, Tarik Aazane y Rachid El Founti, 8 años de cárcel por adoctrinamiento terrorista, inhabilitación especial para dedicarse a un empleo educativo durante 14 años y 10 años de libertad vigilada.

En su escrito de acusación, la Fiscalía relata cómo, a mediados de 2016, los Mossos d’Esquadra abrieron una investigación, en la que también intervino un agente encubierto informático, al detectar a dos mujeres en la provincia de Barcelona que habían adoptado costumbres propias del radicalismo musulmán.

Una de ellas, Diana P.B., que había formado parte de un grupo neonazi, comenzó a vestir al modo musulmán, con chilaba y cubriéndose el pelo con un hiyab. La otra joven, Miriam M.M., nacida en 1997, se radicalizó al trasladarse a vivir con su pareja a un domicilio en Roda de Ter (Barcelona).

En ambos casos observaron que la pareja de las dos chicas era el artífice de esa transformación. Se trataba de Tarik Aazane, usuario de dos perfiles en Facebook y uno en Youtube en los que publicaba contenidos “marcadamente” yihadistas, aludiendo “al Estado Islámico (Dáesh)”, “a las virtudes del Califato”, “y a la necesidad de hacer la yihad en contra de Occidente”.

Durante la investigación, se detectó que mantenía una relación de amistad con El Founti, quien contaba también con varios perfiles de Facebook con contenidos del mismo tenor.

Intervención de las comunicaciones

Ante estos descubrimientos fueron autorizadas intervenciones telefónicas y se comprobó que Aazane consumía vídeos yihadistas que en ocasiones enviaba a terceras personas con las que los comentaba.

Se autorizó también la actuación de un agente encubierto para interactuar con El Founti, “no haciéndolo con Aazane”, que publicó 22 vídeos de contenido yihadista y se suscribió a 63 canales en Youtube donde visitó 656 vídeos de este tipo.

Su intención, según la Fiscalía, era “incitar, aun cuando fuera de manera indirecta, a la comisión de delitos violentos contra determinadas personas o colectivos” con comentarios de carácter “antidemocrático, antioccidental y judeofóbico, de incitación al odio y a la violencia que justifica y enaltece la Yihad combativa”.

Sus publicaciones en YouTube se nutrían de material propagandístico del Daesh, con vídeos “nashheeds”, que legitiman la Yihad, así como acciones de martirio y escenas bélicas, además de imágenes de figuras “icónicas” como Osama bin Laden o Abu Bakr al-Bagdadi, fundador del Estado Islámico.

“La víctima”, Diana P.B., hizo algún comentario a sus publicaciones como “Judios d Izannn los quiero ver muertos a los judíos” y dio me gusta a otros comentarios, al igual que hizo la otra joven.

A El Founti se le detectaron 5 perfiles en Facebook con amistades en 80 perfiles “explícitamente yihadistas”.

Entre sus publicaciones destaca un fotomontaje con la imagen de Obama y Putin junto a otra que se hizo “viral” de un niño de 5 años que sobrevivió a un bombardeo en Alepo (Siria), haciendo responsables a ambos mandatarios de la muerte de civiles. En otra publicación aparecía el rostro del Che Guevara con un líder yihadista checheno.

También publicó un vídeo en el que animaba en su muro a coger las armas y disparar “sin temor”, al mismo tiempo que mostraba el funcionamiento de un rifle de larga distancia.

Últimas noticias