Herida

No debes quitarte una costra, sino cuidarla hasta que caiga sola

Cuando nos hacemos una herida, inmediatamente sale una costra. ¿Por qué debes evitar quitarte una costra y cómo debes cuidarla? Toma nota.

Cuidar costras
No hay que quitarse una costra

En los niños, especialmente los más traviesos, es mucho más frecuente, pero los adultos también nos hacemos heridas que van seguidas de una costra, la que no debemos quitar antes de tiempo, pues corremos el riesgo de dejar una cicatriz. Pero no todas las lesiones son iguales y, dependiendo de su tipo, deberemos cuidar la herida de la forma adecuada, para prevenir infecciones y evitar que nos queden marcas.

¿Qué tipos de costras existen?

No todas las heridas son iguales, así como las cicatrices que dejan. Hay dos tipos de costras:

Ocasionadas por traumatismo

Las costras hemáticas son las que aparecen después de un golpe o traumatismo. Estas no hay que quitarlas de forma traumática, pues de esta forma pueden volver a sangrar, saldrán de nuevo y ocasionarán una cicatriz.

Producidas por supuración

Otro tipo de costra es la que aparece en los procesos infecciosos. Son las producidas por exudado. Estas hay que retirarlas cuidadosamente, pues por debajo proliferan los microorganismos.

Consejos para cuidar la piel con costras

  • El mejor tratamiento para ambos tipos de costras es colocar un antiséptico o antibiótico sobre la herida, para prevenir o curar la infección. También se puede humectar la zona con una crema, para quede un poco más blanda.
  • No debes retirar la costra, sino usar un producto para hacer que desaparezca. Sin embargo, si quieres retirarla (porque es muy visible, por ejemplo, si está en la cara) debes hacerlo ablandándola y desinfectando la zona, manteniendo la mayor asepsia posible.
  • También debes aplicar a continuación un antiséptico para evitar que la herida continúe infectándose.
  • Si decides seguir las recomendaciones médicas y no arrancar la cáscara de la herida que se ha formado, evita los accidentes: cúbrela con un apósito y mantenla bien limpia y desinfectada.
  • Luego espera que la costra se caiga naturalmente, mientras te aplicas el medicamento para evitar la infección y ablandar la costra. Cuando se caiga, evita una hiperpigmentación, la que se generará al contacto con el sol.

En esos casos, se recomienda mantener la herida bien hidratada y protegerse la piel con un protector solar.Cuidar costras

¿Cómo debes cuidar la cicatriz?

Si después de que la piel se ha regenerado queda una cicatriz, lo correcto es continuar hidratando la piel. También es bueno aplicar productos naturales que ayuden a cicatrizar, como el aceite de rosa mosqueta o la centella asiática.

Cuando una cicatriz ya tiene muchos años, no suele mancharse con el sol, pero no por ello debe estar expuesta. El uso del protector solar es imprescindible, durante y después de la costra y en todas las condiciones de la piel.

¿Sabías que no debes sacarte una costra? Si lo has hecho, cuéntanos si te ha quedado una cicatriz, o como la has evitado. Ayuda a tus amigos y familiares a cuidar mejor su piel. Recomiéndales leer estos consejos.

Lo último en Salud

Últimas noticias