Una de cada cuatro personas sufrirá un síncope a lo largo de su vida

sincope
Mujer inconsciente en la playa (Foto: iStock)

El 25% de la población sufrirá un síncope causado por arritmias cardiacas. El control y estudio de esta enfermedad puede traducirse en un tratamiento correcto para cada paciente.

Pese a que sea una gran parte de la población la ignora, el síncope afectará a una de cada cuatro personas. Este síntoma, que sufrirá un 25% de la población mundial a lo largo de su vida, es generalmente benigno pero en ocasiones puede ser debido a arritmias cardiacas. Sin embargo, un estudio de estos síntomas puede conducir a un tratamiento correcto para la mejora de los pacientes.

“Una correcta valoración y monitorización de estos pacientes es fundamental para aclarar las posibles causas y sus tratamientos“, explica el doctor Andreu Porta, uno de los directores -junto con el doctor José Ángel Cabrera, jefe del servicio de Cardiología y el doctor Rafael Arroyo, jefe del servicio de Neurología- de la I jornada de avances diagnóstico-terapéuticos en fibrilación auricular, síncope e ictus, que se celebró el pasado 1 de febrero.

“La cuarta edición de las guías europeas sobre síncope aportan una nueva visión a esta patología. Enfatizan la importancia de un abordaje multidisciplinar en el que deben formar parte cardiólogos, neurólogos, geriatras y otros profesionales de la salud en la valoración del paciente. Además, estas guías aportan gran cantidad de material online educativo para formar en el diagnóstico correcto del paciente con síncope y ayuda a la interpretación de los test diagnósticos como el de mesa basculante”, explica el doctor Porta, que insiste en la importancia que dan las guías a la monitorización a largo plazo de estos pacientes con Holter insertables y a la grabación en vídeo de los episodios para realizar un diagnóstico correcto y preciso.

Fibrilación auricular

En el caso de la fibrilación auricular, las guías 2018 del American College of Chest Physicians hacen hincapié en la clasificación CHA2DS2-VASC, además de una valoración cautelosa del riesgo de sangrado que debe ser medido con la clasificación HAS-BLED. “Existe poca evidencia a favor del uso de antiagregantes como aspirina para la prevención del ictus en los pacientes con fibrilación auricular. Frecuentemente se recomienda el uso de anticoagulantes de acción directa, que requieren menor monitorización que el Sintrom y tienen un buen perfil de seguridad por ejemplo en pacientes con antecedentes de sangrados previos”.

La fibrilación auricular puede ser causa de ictus. Sin embargo, los tratamientos de esta patología también han evolucionado. “Las guías de 2018 de la American Stroke Association han marcado un cambio importante después de la publicación de los estudio DEFUSE-3 y DAWN. Se ha ampliado el tiempo de posible tratamiento con cateterismo terapéutico en ictus tromboembólico que pasa de las 6 a las 24 horas en casos seleccionados. Además, se han reducido las contraindicaciones al tratamiento con reperfusión farmacológica con tPA (fibrinólisis). En definitiva: mayores posibilidades terapéuticas no invasivas en los pacientes que sufren ictus tromboembólico”, en caso de ictus agudo, el tiempo es cerebro.

Últimas noticias