La miel y el aloe vera son los mejores cicatrizantes naturales.

¿Conoces estos remedios para cicatrizar las heridas?

Curar las heridas rápidamente evita infecciones.
Curar las heridas rápidamente evita infecciones.
Comentar

Un corte, una caída, un arañazo, un rasponazo, una rozadura, una quemadura o una intervención quirúrgica originan heridas. Inmediatamente, nuestro cuerpo inicia un proceso natural para regenerar los tejidos dañados y cicatrizarla. Su velocidad depende de varios factores, como el origen -las quemaduras tardan más-, la alimentación -la carencia de vitaminas A y C, de proteínas y minerales la ralentiza-, la edad, el tabaquismo, la movilización o el consumo de determinados fármacos, como inmunodepresores o esteroides. Sin embargo, tienes a tu alcance muchos remedios caseros que ayudan a agilizar la cicatrización de las heridas. ¡Toma nota!

Remedios para curar una herida en casa

La rápida curación de una herida es fundamental para evitar infecciones. No podemos elegir el momento en que nos lesionamos, pero sí  tomar medidas para que cicatrice bien y lo antes posible. Afortunadamente, hay remedios caseros que funcionan:

Aloe vera: es un cicatrizante natural eficaz, sobre todo en el caso de las quemaduras. Acelera la producción de colágeno y la formación de nuevos tejidos y previene las infecciones. El modo de aplicación es fácil: abre la hoja, retira el gel que contiene en su interior y aplícalo sobre la piel.

Hacer crema aloe vera
El aloe vera es un cicatrizante natural.

Miel: tiene propiedades antibacterianas que provocan la rápida cicatrización de las heridas. Para que surta efecto, debes aplicarla vía tópica y dejar que la piel la absorba por completo. En pocos días verás los resultados.

Ajo: es un eficaz antibiótico natural y, además, tiene propiedades antibacterianas, que actúan frente a los procesos infecciosos. Aplícalo directamente sobre la piel, pero no lo dejes más de 20 minutos, ya que puede producirte irritaciones.

Cebolla: su elevado contenido en enzimas y azufrados orgánicos la convierten en un buen antiséptico y antibacteriano. A diferencia del ajo, no irrita la piel. Aplícala tres veces al día.

Últimas noticias