Sucesos

Atrapan al asesino por esta frase de un loro que presenció la escena

Loro
Comentar

Gracias a un loro. Así se ha resuelto el asesinato de Martin Duram, de 46 años. Y quien le mató fue su esposa Glenna, de 49. El ave se llama Bud y presenció la escena del crimen. Desde entonces no dejaba de repetir la frase que dijo su dueño antes de morir: “Don’t fucking shoot!”, traducido “¡No dispares joder!”. Por lo visto el loro era famoso en su comunidad por la increíble facilidad que tenía para hacerse con cualquier frase y luego repetirla. El caso es que Glenna ha sido declarada culpable por el estado de Michigan, en Estados Unidos. Una historia curiosa aunque no la primera que conocemos. Hace unos meses saltó la noticia de que una Mujer pilló a su marido siendo infiel gracias a su loro. 

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias