Amor

La bonita historia de amor detrás de la famosa canción ‘El muelle de San Blas’ de Maná

El muelle de San Blás
El muelle de San Blás
0 Comentar

Seguramente recuerdes la canción del grupo Maná titulada ‘El muelle de San Blas‘. Bien, pues la letra fue inspirada en una historia de amor. Su protagonista es Rebeca Méndez Jiménez, una mujer natural de Monterrey, México. Murió hace 3 años, con 63. Rebeca tenía un novio llamado Manuel, con el que se iba a casar. Una semana antes de la boda, Manuel salió a pescar y fue presa de un terrible huracán que azotó el Pacífico: no regresó jamás. Nunca apareció la embarcación en la que pereció ni su cuerpo. Era el año 1971, y desde entonces Rebeca le espera, cada día, en el puerto. En el muelle de San Blas.

En algún momento de la década de los 90, Fher, el líder del grupo mexicano Maná, visitó el muelle. Y tuvo la oportunidad de conocer a Rebeca y su historia. Ella se dedicaba a confeccionar ropa para muñecas y curiosidades que vendía en la plaza del pueblo. Cuando la mujer falleció, sus familiares arrojaron las cenizas al mar, ya que este era su último deseo. La canción fue lanzada en 1997 y dio fama al grupo, vendiendo un millón de copias. Las autoridades del puerto levantaron un pequeño monumento en su memoria ya que se ha convertido en un símbolo del lugar. Te dejamos el vídeo y la letra de la canción que seguro ahora escuchas de otra manera:

Ella despidió a su amor
el partió en un barco
en el muelle de San Blas.
El juró que volvería
y empapada en llanto ella juró
que esperaría.
Miles de lunas pasaron
y ella siempre estaba en el muelle
esperando.

Muchas tardes se anidaron
se anidaron en su pelo
y en sus labios.
Llevaba el mismo vestido
y por si él volviera
no se fuera a equivocar.
Los cangrejos le mordían
su ropaje su tristeza
y su ilusión.
Y el tiempo se escurrió
y sus ojos se le llenaron
de amaneceres.

Y del mar se enamoró
y su cuerpo se enraizó
en el muelle.
Sola… Sola en el olvido
Sola… Sola con su espíritu
Sola… Sola con su amor el mar
Sola… en el muelle de san Blás.

Su cabello se blanqueó
pero ningún barco
a su amor le devolvía.
Y en el pueblo le decían
le decían la loca
del muelle de san Blás.
Una tarde de abril
la intentaron trasladar
al manicomio.

Nadie la pudo arrancar
y del mar nunca jamás
la separaron.
Sola… Sola en el olvido
Sola… Sola con su espíritu
Sola… Sola con su amor el mar
Sola… en el muelle de san Blás.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias