Noticias frikis

La novia cádaver: la macabra historia de amor del doctor Cosel

Doctor
Ver Galería
Doctor
0 Comentar

Esta historia parece sacada de la película ‘La novia cadáver’. Hablamos de un médico trastornado, llamado Carl von Cosel. Su vida profesional fue ejemplar. Lo mismo que su vida privada. Hasta que falleció la mujer a quien amaba. Pero empecemos desde el principio. Carl era un hombre como cualquier otro, casado y con dos hijos. Emigró de Alemania a Florida en 1927 y encontró trabajo como radiólogo en un Hospital. Fue allí donde conoció a Elena Milagro de Hoyos, una joven que vivía con sus padres y dos hermanas. Elena padeció de tuberculosis y el Doctor Von Cosel le trató.  Esto es lo que el facultativo escribió de ella: ” llevaba un ligero vestido de primavera cuidadosamente planchado. Barato pero bien lucido. Alrededor de su cuello un collar iridiscente de perlas artificiales. Tenía piernas esbeltas. Pelo negro lustros y largo que se desplomaba sobre sus suaves hombros. Sus turgentes pechos se disparaban y caían por culpa de la maldita tos”.

Carl estaba obsesionado con la curación de Elena. Llegó a gastar una fortuna en una máquina con la que inducir descargas curativas. También inició un tratamiento experimental con rayos X. “Quiero ser tu enfermero, tu amo de llaves, tu amante, tu marido. Quiero cuidad de ti para siempre o volar contigo a las estrellas”. Pero todo el desvelo del médico por curarle no fue suficiente y la paciente moría a los 22 años. Decidió entonces que al no poder haber cuidado de ella en vida, lo haría en la muerte.

Doctor

Convenció a su familia para que diseñara y construyera un mausoleo en su memoria. También creó el ataúd que tenía conductos para poder aplicar al cuerpo las sustancias necesarias para su conservación. Acudía cada noche al cementerio y pasaba horas hablando con Elena. El doctor acabó embalsamando el cuerpo de su amada. Cubrió la cara con una máscara, ojos de vidrio y peluca. Cada noche Carl  dejaba a su mujer e hijos en casa para dormir junto a su chica-cadáver. Con el paso de los años la actitud del médico se convirtió en un clamoroso rumor y fue detenido por profanación. Muchas personas encontraron el gesto de Carl como romántico. Los admiradores le llevaban a su celda regalos. Un grupo de fans se ofreció a pagar los 1.000 dólares de la fianza. Para entonces ya habían pasado los 7 años en los que el delito de profanación prescribía, y el médico nunca ingresó en prisión. En 1952 Carl fue encontrado muerto en su casa, abrazado a una muñeca de cera fabricada a semejanza de Elena.

Doctor

Temas

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias