Sexo

Presenciamos una sesión de Sado y el resultado es este vídeo

0 Comentar

Patricia es una atractiva ama que lleva practicando BDSM (bondage, dominación, sado y masoquismo) desde hace 7 años.

“Mis clientes son personas de todas las profesiones posibles. Yo misma tengo una carrera universitaria. El nexo común es que son personas muy creativas. Esto es una vía de escape para su creatividad”.

“Las mujeres que acuden son pocas: las puedo contar con los dedos de la mano. Mis clientes son casi todos hombres. Y alrededor del 70% están casados. Normalmente sus parejas no saben nada: no se atreven a pedirles estos juegos”.

¿Es peligroso? “No. En el BDSM todo son juegos, fantasías. El placer es psicológico más que físico. Por eso hay cosas que no realizo. Cortes, por ejemplo. O pegar palizas. Y me lo han pedido en varias ocasiones”.

“Me gusta mi trabajo. Es divertido. ¡Estoy todo el día jugando! Atiendo a dos o tres clientes al día. Entresemana es cuando suelen asistir a mis sesiones”.

Patricia no hace sexo convencional; si le solicitan ese servicio, incorpora a alguna de sus ayudantas. “Azotar a un hombre es una de mis predilecciones, ya sea en las nalgas o espalda. 
Dispongo de una colección de látigos, fustas, varas y paletas. Aún así, mi mano es el mejor elemento para castigar”.

El surtido de juegos de Patricia

Cama de vacío
Es el más peligroso: se utiliza para practicar juegos de asfixia. Está hecha en látex y tiene un tubo muy estrecho para respirar.

Camisa de fuerza en látex
Proporciona sensaciones diferentes, siempre de restricción, agobio y suavidad. Cuando coloco la camisa de fuerza a mis sometidos, los mantengo expuestos a mi voluntad; así puedo jugar con sus genitales.

Electroestimuladores
La función es estimular los músculos pélvicos y los nervios sacros, aumentar el riego sanguíneo y mejorar la erección. Las sensaciones que se obtienen dependen de la intensidad: pueden ser muy placenteras o dolorosas.

Máscaras de privación sensorial
Se priva al sumiso de la vista, el oído y parcialmente de la respiración. Gracias a ello el sometido está más pendiente de mis juegos y siente la sesión con mucha intensidad.

Saco de momificar de látex
La privación de libertad es total. Mientras mantengo los pezones y genitales del sometido a mi disposición.

Succionados y ventosas 
Estimulan pene y pezones al extraer todo el aire de la zona elegida. Las sensaciones que emiten son muy agradables, en ningún caso dolorosas.

Vibradores
Los tengo de todo tipo. Los eléctricos son infalibles: provocan el orgasmo casi de inmediato.

Violet wand
Este tipo de electroestimulador estimula las zonas erógenas a modo de descargas. Proporciona sensaciones agradables y también escalofríos con hormigueos. De todos los juguetes es el que ofrece las sensaciones más extrañas.

Temas

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias