Curiosidades

Así era el ‘Tinder’ de 1520

ligar por internet
0 Comentar

Qué tiempos aquellos cuando se buscaba pareja y/o amistad a través de los anuncios por palabras. En EEUU la época más representativa fue los años 1900s, sobretodo en las grandes zonas rurales. El periódico suponía la única forma de ampliar horizontes, más allá de los sobradamente conocidos solteros del pueblo. Dicho de otra forma: los anuncios eran el portal de búsqueda de pareja antes de que llegara internet. Y podemos aprender mucho de ellos.

Uno de los primeros anuncios para buscar pareja apareció allá por 1520, en el Daily Advertiser:
“Necesítase: mujer alta y graciosa en su persona. Dientes sanos, labios suaves, aliento dulce, con ojos no importa que color con tal de que sean expresivos. Su seno lleno, erguido, firme y blanco. Comprensiva sin ser sabia, de conversación animada. Yo caballero con 2.00 libras al años, de vigorosa fuerza y de condición amorosa que se casará con ella. Le dejaré en la viudez 600 libras anuales”.

Eran tiempo de escasez y había que aprovechar todo lo aprovechable: “Viuda contraería matrimonio con caballero de ocupación ferrocarriles, por tener en buen uso los uniformes de su primer marido”.

Los anuncios también se utilizaban para venganzas personales. Como actualmente hacen algunos por Facebook. Este en concreto es de 1724:
“Sepan todos que el 24, entre las 11 y 12 de la noche, sorprendí a mi esposa en la cama con Samuel Batler, estando ambos desnudos y en una muy indecente postura, contraria a la paz de nuestro señor el Rey”.

También nos encontramos con anuncios muy muy inquietantes: “Deseo cambiar traje de novia, ajuar y otros accesarios, por pistola en buen uso”.

Y curiosamente los spams no lo inventamos nosotros:
Roland Dorgeles publicó este anuncio falso en París: “Muchacha de 20 años, bonita, aguardará señor esta tarde, a las 16 horas, ante la Cámara de Diputados. Llevar una flor de lis en la solapa”.
A las 3.30 pm una docena de señores deambulaba ante la Cámara. Y todos con flor de lis. Roland telefoneó a la policía denunciando una manifestación monárquica. Los presentes fueron arrestados y llevados a comisaría.

No solo se buscaba pareja, también se vendía: “Se vende marido barato, con equipo completo de caza y pesca, incluyendo perro de caza”. Esta señora, tras recibir 60 respuestas, puso un segundo anuncio: “Marido invendible. Todo el mundo quiere el perro, nadie el marido”.

En España empezamos a hacer nuestros pinitos, aunque mucho más tarde. Curiosamente, la palabra amor no se mencionaba con frecuencia. Porque lo que realmente importaba es la afinidad: “Señor oficinista busca asistente femenina: matrimonio si hay compenetración”.  “Busco esposa. Preferiblemente hija de un granjero, que no le importe casarse con un hombre pobre. Debe ser buena chica, guapa y no pesar más de 60 kilos”.

Las mujeres no se quedaban a la zaga y también publicaron sus peticiones: “Señora joven criada en el lujo y habiendo perdido todo desea un hogar: un hombre de negocios que aprecie el refinamiento y cariño de una esposa”.

Alguno hay realmente trágico, que seguro espantó a más de uno: “50.000 pesos entréguese a caballero que despose señorita de 19 años, inteligente e instruida, para evitar escándalo social, marchando al extranjero”.

Y féminas encantadoras: “Busco caballero que me lleve de viaje por el mundo, es mi sueño y no me lo he podido permitir”.

Finalizamos con los subidos de tono, que claramente son más modernos: “Chico desea ser váter para una mujer (o 2 a la vez) que en su foro (sic) interno tenga ese morbo. Ni cobro ni pago. Es para el disfrute de ambos”. También se encuentra el 50 sombras de Grey aficionado a las matemáticas:Me encantaría que una mujer me pisoteara por todo el cuerpo. Si fueran dos pagaría doble”.

También entonces se producían chascos. En los años 50 se publicaba en el periódico de Tutela, La voz de la Ribera, el siguiente anuncio: “Señorita extranjera enseña el Búlgaro de 2 a 3”. Un soltero se presentó a la cita y cuando su amigo le preguntó como fue, solo atinó a contestar: “No te fastidia… ¡el búlgaro es un idioma!”.

Seguro que ya has sacado tus propias conclusiones. Aquí van las mías. Las 5 cosas que nos enseñan los anuncios para ligar por internet:

  • No utilices la palabra matrimonio en tu perfil. Todavía no es el momento; puede indicar ansiedad por tu parte. Y eso no suele gustar.
  • Dí claramente lo que buscas: maximiza las palabras en tu perfil. Sé conciso, sólo tienes una oportunidad.
  • No mientas. Parece obvio ¿verdad? Te puede resultar muy a corto plazo pero a la larga ensucia el proceso. Y no suele tener un final feliz.
  • No hagas perfiles negativos o tristes. A todos nos gusta estar con una persona alegre. ¡Huimos de los pesimistas!
  • Un toque de romanticismo, por favor. ¡Muestra tu lado tierno! Preferimos a las personas dulces antes que a los cactus.

Concluyendo: desde 1520 el proceso es el mismo. Perfil o anuncio, Contacto, conocerse. Sólo ha cambiado el soporte. Y para ilustrarlo, mirad este anuncio: “Deseo expresar mi agradecimiento a quienes me apoyaron en mi candidatura para concejal. Especialmente a los 600 que me prometieron su voto, a los 400 que me dijeron haber votado a mi favor y especialmente a los 92 que votaron por mí”. Os suena ¿verdad? Nos contactan un montón, contestan unos pocos y finalmente quedamos con un número – en comparación – rídiculo. Tal cual.

Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias