Consejos

La razón por la que las parejas discutimos al volante

mujer al volante
0 Comentar

Intenta recordar una de las peores discusiones que hayas tenido con tu pareja. Quizás ésta haya ocurrido dentro de un coche. ¿Por qué las parejas discutimos al volante?

El libro “Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no saben leer mapas” lo explica de maravilla: el hombre y la mujer no podemos ser más diferentes.

Estas es lo que nos pasa en el coche:

A los hombres les da vergüenza preguntar
Es un hecho. Y para nosotras preguntar es lo más normal del mundo. Pero él insiste en seguir dando vueltas hasta que, por casualidad o aburrimiento, llegue al destino. Desesperante.

Velocidad
A los hombres – generalmente – les gusta la velocidad. Y muchas mujeres sienten miedo. Clásica conversación: “por favor Manolo, vete más despacio”. “¡¡Pero si voy súperrr lento!!”. Y Manolo va a 120 cuando el máximo es 90.

Maniobras arriesgadas
Uno de los dos suele ser más atrevido para hacer maniobras. Incluso las que no se deben hacer, como dar la vuelta en medio de una carretera, mirando a un lado y otro para ver si viene alguien. Para uno es algo normal y al otro le parece un suicidio. Pues bronca al canto.

Aparcar
Vale. No somos las reinas del aparcamiento. “Paco, ¿cabe el coche ahí?” Es una pregunta frecuente. Así como la respuesta: “Mariflor, ahí te cabe el coche, el bus de la línea 5 y la autocaravana de tu hermano”. La desesperación llega cuando en mitad de una calle con tráfico, estás sudando la gota gorda para aparcar. Y el copiloto se dedica a poner todavía más nervioso al conductor. Bronca.

Apurar la gasolina
Reconozco que este es mi hobby: apurar el depósito de gasolina. A la altura de Segovia se ilumina el piloto pero yo estoy convencida de que me da para llegar a Cuenca. Y hay personas a las que esto le pone muy nervioso, y con razón.

Cómo evitar las peleas

Toma nota de estos consejos:

1 Cierra el pico.
Si os habéis puesto de acuerdo en quién conduce, déjale hacerlo como mejor sepa. Salvo riesgo de colisión múltiple, muérdete la lengua.

2 Si eres el/la copiloto
Distráete. Aprovecha a borrar fotos de tu móvil, mandar mensajes, hablar por teléfono. Ojea el periódico y comenta las noticias. Cualquier cosa menos estar pendiente de la carretera y lo que hace el piloto. Estas distracciones te ayudarán a cumplir el punto 1.

3 Enseña al pitufo gruñón
¿Tu pareja es muy crítica cuando conduces tú? Pues hala, dale los mandos; el viaje Cádiz Santander para él/ella solito/a.

4 Cómo hacer el comentario
Si quieres decir algo, dilo de la mejor manera que puedas. Ya. No es fácil. Sobretodo cuando te entran ganas irrefrenables de saltar a la yugular. Y cuidadín con el lenguaje corporal: suspiros, movimientos desaprobatorios de cabeza.

5 Haz autocrítica.
Lo mismo llevas mucho tiempo soltero, y ahora que tienes pareja todo te molesta. Piensa si es tu caso. Y a ceder.

La experta en relaciones Sara Dimerman (theglobeandmail), establece el paralelismo que hay entre tu forma de conducir y carácter. ¿Te sientes identificado?:

  • Exceso de velocidad: te falta paciencia
  • Insultos y gestos maleducados: tienes mal carácter y te frustras fácilmente
  • No poner intermitente: te falta respeto y consideración hacia otros
  • Pegarte al coche de adelante: tienes carácter pasivo-agresivo
  • Ignorar señales de tráfico: eres desafiante y no respetas las normas o a la autoridad
  • Te cuelas: eres un arrogante y te crees que tienes derecho

Por último…¿pensabas como yo que el GPS ha solventado las diferencias hombre/mujer al volante? Por desgracia no. Es más, los expertos dicen que las ha aumentado, porque se ha añadido un tercer elemento en la discusión; el triángulo perfecto.

Lo que nos faltaba.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias