Consejos

¿Cuándo debes decir a un amigo que su pareja le engaña?

¿Cuándo debes decir a un amigo que su pareja le engaña?
cuando decir a un amigo que su pareja le engaña
0 Comentar

El sábado saliste de copas y te encontraste al novio de tu amiga Carmen. A dos centímetros de la boca de una chica que no era ella. Por suerte, él no te vio. O por desgracia, porque entonces tu indecisión se hubiera acabado. ¿Cuándo debes decir a un amigo que su pareja le engaña?

¿Se lo digo o me hago el loco? ¿Y cómo lo hago? Espero que este artículo te saque de dudas.

Primer paso insalvable: Asegúrate

Si es un cotilleo, o te lo ha dicho un amigo de un conocido de tu prima Felisina…me andaría con cuidado. Si no estás 100% seguro, mejor que lo dejes pasar. ¿Estás en medio de la escena? Haz una foto. Esa prueba es infalible.

Ahora piensa en los siguientes puntos:

¿Qué te gustaría que hicieran en tu caso?
Este primer punto me parece importante. Por aquello de que “no hagas a los demás lo que no quieras que hagan contigo”, lo contrario también (suele) ser cierto. Vale, cada persona es un mundo, pero déjate guiar por tus principios. ¿Crees que tienes que llamarle ya para contárselo?

¿Qué pasa si tu amigo se enfada?
Hay gente que esto de los cuernos no se lo toma muy bien. Y muchas veces se mata al mensajero. Se puede dar el caso de que (a) tu amigo no te crea o (b) te cree y te deja de hablar.
En el primer supuesto hay poco que hacer. Desde luego, es para plantearse qué tipo de amistad compartís. Pero por dar un voto de confianza, suele ser más por no querer creerlo que otra cosa.

Bien, estamos en el segundo caso: has soltado la bomba y el angelito de tu amigo te la lía parda. No desesperes, suele ser temporal. Es la primera reacción. Con el tiempo, el afectado reconoce la tontería que ha hecho enfadándose contigo y todos tan contentos.

Si estás convencido de que tu amigo se enfadará e incluso podría significar el fin de la amistad, te conviene abstenerte.

Otra opción: decírselo a su pareja
Es chivarse pero con parches. Le pasas el marrón al que se ha portado mal. Habla con él o ella y dile que lo sabes. Y el clásico comentario “o se lo dices tú o se lo digo yo”. Si eres valiente para hacer esto, es la mejor opción.

Opción miedica: un anónimo
Sí, hay  gente que lo hace. Enviar un mail con un remitente anónimo dando detalles del asunto. O dejar una nota debajo de la puerta. Esta es la opción más arriesgada para tus propósitos, pero la menos arriesgada para tí. Porque al ser precisamente un anónimo, tu amigo puede no creérselo. Y ella siempre dirá “¿vas a creer esta nota en vez de a mí?”.

La realidad
Ten en cuenta que si se trata de un matrimonio, y especialmente si hay hijos, hay alta probabilidad de que la infidelidad se perdone. O de que al cabo de un tiempo vuelvan juntos. Es frecuente. ¿Quieres ser la eterna “chivata” entre los dos? Aunque lo hayas hecho con buena intención, seguramente estarás incómoda con la situación. Y es para siempre.

¿Doy el nombre?
Como ves el tema se va complicando por momentos. Resulta que la tercera persona es una amiga de la pandilla. Si lo cuentas, se va a liar parda. Y posiblemente se creen dos bandas en el grupo. ¿Estás preparado para el fin del mundo?

Ya sé que no te he dado una respuesta clara. Pero es que no la hay. Lo importante es que tengas en consideración estos puntos, hagas balance y tomes una decisión. ¿Eres de refranes? Más vale una vez rojo que ciento amarillo. Por si te sirve.

Suerte, amigo.

Categorías

Noticias relacionadas

Últimas noticias