Buscar pareja

Cómo lograr una cita en 60 segundos

Cómo lograr una cita en 60 segundos
cómo lograr una cita
0 Comentar

Steve Bergstrom era un soltero de 30 años. Y digo era porque Steve sigue vivo, pero ya no es soltero.

Bergstrom había roto con su novia. Y como ya se sabe que un clavo saca a otro clavo, decidió focalizarse en buscar otra novia. La noche anterior a correr su sexto maratón de Chicago, ideó con su primo algo brillante: escribir en su espalda su estado civil. Y su nombre en Facebook, para que las damiselas tomaran nota.

cómo lograr una cita

Pero lo destacable no es sólo la idea de su primo, si no la capacidad del propio Steve de localizar y centrarse en su público objetivo: “Quería encontrar una persona que entendiera mi estilo de vida y prioridades”.  Por algo Steve es trabaja en marketing. Pajarón.

Hacerse famoso en Internet no era su prioridad, pero indirectamente lo consiguió. A los pocos días de la carrera, Steve tenía 1.000 solicitudes de amistad. Puede parecer que su intención era ponerse morado, pero dice que no: ” Con esto no quería tener una cita detrás de otra. Precisamente lo que buscaba es no tener que volver a hacer esto”.

“Paso muchas horas en el trabajo. Pierdo dos horas al día en el trayecto y el poco tiempo que me queda se lo dedico al deporte”. Con razón Steve puso toda la carne en el asador. ¡Era su oportunidad! Y lo consiguió, porque al finalizar el maratón ya tenía candidata que días después se convirtió en novia.

Os conozco: queréis que cuente cómo Steve conoció a su novia Liz. Fue el día de la carrera. Ella estaba en la meta sujetando un cartel con la foto de su gato diciendo “Mi madre (Liz) está buscando un gatito”.  De dos patas, claro. El caso es que fue ver al pichón y su cartel en la espalda, y ahí mismo empezaron su affair: 60 segundos.

Fuente: Metro.co.uk
Fuente: Metro.co.uk

 

A Steve sólo le queda hacerse una exfoliación profunda: su estado civil lo escribió con un rotulador permanente. Ahora tiene a Liz, que seguro va a frotar la espalda con mucho gusto. Y si no es así, que me llame: tengo en casa una piedra pómez que sólo verla pone los pelos de punta.

 

Categorías

Noticias relacionadas

Últimas noticias