Ligar por internet

Amplía tu horizonte amoroso: cómo ligar con geolocalización

Amplía tu horizonte amoroso: cómo ligar con geolocalización
ligar con geolocalización
0 Comentar

Gran invento, amigos, la geolocalización. Yo lo uso para perderme en el coche. Mi capacidad de seguir las instrucciones del Tomtom son nulas. “Gire a 350 metros”. ¿Cuánto son 350 metros…? ¿Ya? ¿Ya?. Hasta que me paso.

En cambio la localización y yo nos llevamos mucho mejor para ligar. Recuerdo cuando no tenía activada esta opción. Buceaba en perfiles y más perfiles. Chateaba con mozos y más mozos. Para acabar deduciendo que yo vivo en la zona Sur de Madrid y mi presa en la Norte. Que nos separan 50 kilométros y ahora no tengo coche.

La frase de mamá “nunca sabes donde puede presentarse tu media naranja” tiene sus días contados. Ahora aparecerá donde tú le digas.

Además de acotar tus búsquedas,  la herramienta te avisa cuando te cruzas con alguien que responde a tu perfil. Lógicamente también funciona a la inversa: que un candidato haga click en “me gustas” porque vives a 200 metros de su casa. Así que mejor activar el GPS cuando vayas a ligar.

Todas las aplicaciones han incluido, tarde o temprano, la geolocalización. Pero hay algunas que han nacido con esta función como eje central del ligoteo. Es el caso de HelloTel.

Llegas a un hotel. Has estado todo el día en el congreso “100 años de peluquería en España” y lo que te apetece es tomarte una copa o cenar acompañado. Bien, pues esta aplicación te dice si hay gente con la misma idea que tú…o parecida. Enchufas el móvil y a buscar sujetos que estén en tu mismo hotel; pueden estar una planta más arriba que la tuya.

Otra aplicación similar: Streetmatching. Aquí lo fundamental es el mapa. Personas en las que te fijas y que se encuentran en la zona donde trabajas o vives. Tú delimitas el radio de acción…y a mandar flechazos a diestro y siniestro.

¿Es seguro decirle al mundo dónde estoy? Sí. Salvo que haya fallos en los sistemas, que realmente son excepcionales. Así le ocurrió a Happn, que durante algunas horas, se pudo ver la localización exacta de una persona. El lío para Grinder fue peor. Esta aplicación está destinada a la comunidad gay. En países como Arabi Saudí – donde la homosexualidad no está precisamente bienvenida – supuso un problema (y sanciones) para un buen número de usuarios. De hecho, Grinder ha decidido deshabitar la opción de GPS en países “peligrosos” como Egipto o Rusia.

Y es que ya lo dicen los expertos: location, location, location. Ubicación, ubicación, ubicación.

 

Categorías

Noticias relacionadas

Últimas noticias