Fotografía y redes sociales: arte a través del ‘smartphone’

Fotografía
Fotografía y redes sociales. (Fuente: Unsplash)
Comentar

El avance de la tecnología ha permitido que los teléfonos móviles se hayan convertido en dispositivos fotográficos de alta calidad, que llegan a ser mejores que algunas de las cámaras digitales que existen en el mercado. Los smartphones potencian la creatividad y nos convierten a artistas en potencia, al ser capaces de compartir nuestras instantáneas con sólo un click mediante las redes sociales.

Los fabricantes de dispositivos móviles se han dado cuenta de que la cámara ha pasado de ser un simple accesorio de los teléfonos a convertirse en una de las primeras características que se tiene en cuenta para elegir un determinado modelo. Su pequeño tamaño, su versatilidad y el hecho de que siempre lo llevemos encima convierten al smartphone en el compañero ideal para convertirse en un gran fotógrafo. Te damos algunas claves y trucos para que saques el mayor partido a la cámara de tu teléfono.

Tu principal enemigo es la oscuridad

Uno de los aspectos más importantes para lograr fotografías artísticas y de calidad con el smartphone es aprovechar al máximo la luz disponible y, en el caso de que esto no sea posible, iluminar la estancia o el objeto que se desea captar. Una de las mayores desventajas que tienen las cámaras de los dispositivos móviles es que no se puede regular el obturador para poder dejar pasar la luz durante más tiempo ni regular la sensibilidad de la película fotográfica (como se hace en las cámaras réflex). Hasta los smartphones más potentes del mercado realizan fotografías mediocres si no hay luz suficiente.

Un truco sencillo que poca gente conoce es utilizar el flash en el exterior cuando se quieran realizar retratos, incluso aunque el día sea soleado. Tal como señala Mario Pérez, fundador del blog del fotógrafo, el flash ayuda a prevenir las zonas de sombra que ocupan la cara de la persona: su finalidad no es iluminar la oscuridad, sino inundar la cara del sujeto de luz para que ésta resulte uniforme con todos los elementos que tiene a su alrededor..

No hay arte sin composición

Hacer una fotografía con un teléfono móvil no implica que se deban olvidar las reglas principales de la fotografía tradicional. Enfocar adecuadamente dentro de las posibilidades que ofrezca cada dispositivo y elegir un encuadre y composición adecuados son aspectos vitales a la hora de lograr una imagen de calidad. No te preocupes si no estás familiarizado con los fundamentos de la fotografía profesional, basta con seguir la regla de los dos tercios (basada en la proporción áurea) para conseguir dotar a tus fotografías de una sensación de profundidad y equilibrio, guiando al ojo del espectador directamente al punto de mayor interés.

Además de esta regla milenaria te recomendamos también que juegues con tu cámara realizando enfoques desde diferentes ángulos poco usuales, de forma que potencies la capacidad artística que proporcionan estos pequeños dispositivos. Puedes buscar objetos que se reflejen en el agua o en unas gafas de sol de espejo, acercarte sin miedo a los objetos utilizando la función Macro de tu cámara para capturar detalles o varía la altura desde la que realizas la fotografía.

Limpia la lente y usa una buena funda

La limpieza de la lente es un elemento determinante que muchas personas olvidan a la hora de captar una instantánea de calidad. El uso intensivo que damos a los smartphones provoca que casi siempre la lente esté sucia, algo que no suele tenerse en cuenta a la hora de hacer una fotografía. Pero debes tener cuidado, aunque parecen estar diseñadas a prueba de bombas, las cámaras de los dispositivos móviles son delicadas y no se pueden limpiar de cualquier manera.

Nunca se debe utilizar el dedo, soplar o, mucho menos, emplear saliva, ya que además de ser poco higiénico provoca que los ácidos dañen la capa protectora que tienen las lentes. Lo ideal es usar paños de limpieza especiales y, si no es posible, un paño suave o de microfibra (una gamuza para gafas es ideal) que puedes mojar un poco con agua si la lente está muy sucia. También puedes usar bastoncillos de algodón para acceder a recovecos complicados.

Otro aspecto a tener en cuenta es la calidad de la funda. Existen muchos modelos preparados para utilizar el teléfono como una cámara profesional que, además de proteger la lente, permiten realizar fotografías en condiciones extremas.

Configura la calidad de la imagen

Los smartphones suelen estar configurados de fábrica para realizar fotografías de buena calidad sin ocupar mucho espacio de almacenamiento en el terminal, lo que provoca que no se saque todo el partido a la cámara. Lo primero de todo es buscar en los ajustes de la aplicación el tamaño/calidad de la imagen y situarlo/a en su máximo nivel. Si no dispones de mucha capacidad de memoria en tu teléfono móvil deberás utilizar una tarjeta SD o, en el caso de los dispositivos IOS, el almacenamiento a través de la nube.

Los modelos de smartphone más modernos incluyen también la posibilidad de configurar el enfoque para que exista una mayor estabilidad a la hora de realizar una fotografía evitando que salga movida. Consulta el manual de tu teléfono para sacarle el máximo partido, ya que cada modelo y fabricante tienen sus propias opciones y es fundamental que las conozcas bien si quieres hacer un uso profesional de la cámara.

Utiliza accesorios y aplicaciones

Llevar una batería extra o un cargador portátil para tu teléfono te salvará en más de una ocasión si haces un uso intensivo de tu dispositivo móvil. La pantalla es lo que consume más energía y cuando se realizan fotografías siempre está encendida. Otro accesorio muy útil es el trípode porque una de las principales dificultades para tomar fotografías con el teléfono es la estabilidad. Busca uno que sea ligero y que tenga un adaptador para fijarlo a tu modelo de smartphone.

Además de los accesorios físicos existen multitud de aplicaciones que facilitan la labor de editar, retocar, almacenar y compartir nuestras fotos. Muchas de ellas son gratuitas, aunque las versiones de pago suelen dar resultados más profesionales y son accesibles para todos los bolsillos. Entre las gratuitas y validas para Android e IOS destacan Snapseed, Adobe Photoshop Lightroom y Express, VSCO, PicsArt Photo Studio, Photolab, Moldiv y Aviary.

En cuanto a las aplicaciones para compartir las imágenes Instagram es la que está desbancado al resto, especialmente entre los más jóvenes, aunque el liderazgo lo sigue ostentando Facebook, con más de 2.000 millones de usuarios, mientras que Whatsapp y Facebook Messenger tienen 1.300 y los 1.200 millones respectivamente. En el caso de Instagram los usuarios totales rozan los 700 millones, superando a Twitter (328 millones), Pinterest (175 millones) y Snapchat (166 millones).

Últimas noticias