Tarta de chocolate blanco helada

tarta de chocolate blanco helada
Receta de tarta de chocolate blanco helada, una obra de arte dulce
Comentar

La tarta de chocolate blanco helada es un postre elegante, fácil de preparar y exquisito. Tiene todos los ingredientes necesarios para ser un imprescindible de cualquier comida que se precie. El chocolate es un ingrediente especial, nos aporta muchos beneficios y además, en este caso, al ser blanco, conseguimos un dulzor mucho más marcado. El final de una fiesta suele estar determinado por un buen dulce, esta tarta no fallará nunca, será la guinda de una velada ideal. Se prepara en solo 30 minutos y representa un equilibrio perfecto en busca de la creación de un postre que sorprenda y guste a todo el mundo. Date un capricho o sé el auténtico protagonista de una comida, gracias a esta tarta de chocolate blanco helado.

Receta de tarta de chocolate blanco helada

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 300 ml de nata
  • 5 cucharadas de agua
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 300 gr de chocolate blanco

Cómo preparar una tarta de chocolate blanco helada

  1. Esta tarta helada es de las más sencillas que existen, con una base sencilla y una decoración de lo más original, llevaremos a la mesa un postre de restaurante. Empezaremos creando un fondo de almíbar.
  2. En un cazo colocamos el agua con el azúcar. Mezclaremos bien hasta que el azúcar se vaya fundiendo, a medida que se vaya calentando, irá ganando cierta consistencia. Cuando empiece a hervir lo retiraremos del fuego.Tarta de chocolate blanco helada
  3. En esta basa dulce es donde fundiremos el chocolate blanco. Troceamos el chocolate blanco y lo vamos introduciendo en el azúcar y agua caliente. Se irá fundiendo poco a poco, hasta quedarse una salsa con una consistencia bien marcada.
  4. Seguimos con los huevos. Separamos las claras de las yemas. Las yemas irán directamente a la mezcla de chocolate. Con cuidado la iremos mezclando, hasta conseguir que estén bien integradas.
  5. Las claras, las empezaremos a batir hasta conseguir una textura de punto de nieve. Utilizaremos las varillas eléctricas hasta que tenga ese punto consistente y esponjoso que necesitamos para esta tarta.
  6. Incorporamos a la mezcla de chocolate blanco y el resto de los ingredientes la nata. La montaremos con cuidado. Tendremos de esta manera todos los componentes menos las claras a punto de nieve.Tarta de chocolate blanco helada
  7. Las claras las colocaremos con una espátula poco a poco, para que nuestra quede lo más esponjosa posible.
  8. Preparamos el molde, colocaremos la mezcla y llevaremos directamente esta delicia al congelador. Para que esté perfecta deberá estar unas 10 horas. La sacaremos unos minutos antes del final de la comida, la podemos decorar con un poco de nata montada o un chocolate negro fundido con frutos secos, quedará espectacular.

Últimas noticias