Carne

Flamenquines de pollo, cebolla y champiñón

Flamenquines de pollo, cebolla y champiñón
Flamenquines-de-pollo-cebolla-y-champiñones1
0 Comentar

Si hay algo que de pereza hacer un domingo por la noche es ponerse a cocinar. Sí, sí, así de claro os lo decimos. Y es que, por lo menos a nosotros, en este último día de la semana nos embarga una especie de espíritu de la vagancia que nos insta a que, en cuanto se quite este solecito tan agradable que tenemos últimamente (vamos, desde prácticamente agosto del año pasado), corramos a casa para tirarnos de cabeza al sofá y movernos lo menos posible.

Tenéis que reconocer (hacedlo por favor para que nos sintamos mejor…) que en cuestión de cenas domingueras lo que prima es lo fácil y lo rapidito que, además, sea de lo más apetecible y sacie ese caprichito semanal que todos nos concedemos de vez en cuando.

Pues bien, hoy os proponemos una receta que cubre cada uno de esos aspectos y que, aunque no podamos cocinar desde el sofá (aún…) es de lo más cómoda y rica.

Se trata de unos flamenquines de pollo, cebolla y champiñón que son de lo más socorridos a la hora de tomar decisiones culinarias, así que si os parece, no nos enrollamos más y empezamos con este plato que, os aseguramos, os hará comenzar la semana con más ganas.

Ingredientes:

  • 4 filetes de pollo
  • 1 cebolla pequeña
  • Champiñón fresco
  • Vino blanco
  • Perejil fresco
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • 1 pizca de azúcar blanco
  • Aceite de oliva
  • 1 huevo
  • Harina de trigo
  • Pan rallado

Elaboración:

Flamenquines-de-pollo-cebolla-y-champiñones2

Comenzaremos poniendo los filetes de pollo sobre una superficie bien limpia y machacándolos con algo de peso para dejarlos bien finos.

Una vez los tengamos, los salpimentamos y metemos en la nevera. Recomendación: Mucho cuidado con la carne de pollo porque es muy delicada y, si no la conservamos bien se estropeará con facilidad y su ingesta podría provocarnos graves consecuencias digestivas. Siempre es mejor que la guardéis en el frigorífico (más aún si hace calor) y se mantenga, como mucho, de un día para otro, en caso de estar cruda. ¿Un consejo? Si no vais a comerla en ese tiempo, hacedla y así se conservará algún día más.

Flamenquines-de-pollo-cebolla-y-champiñones3

Pelamos, lavamos y picamos la cebolla. Reservamos.

Lavamos y secamos (con suaves golpecitos) los champiñones. Reservamos.

En una sartén echamos un buen chorro de aceite de oliva y añadimos la cebolla. Dejamos que se vaya pochando a fuego suave.

Flamenquines-de-pollo-cebolla-y-champiñones4

Mientras, iremos laminando los champiñones (con un grosor medio para que no tarden mucho en hacerse ni se encojan demasiado).

Pelamos el ajo, picamos el perejil y lo echamos todo en un mortero junto al vino blanco (bastarán unas 2-3 cucharadas). Majamos y permitimos que repose unos 5 minutos. Colamos y reservamos el líquido que obtengamos.

En un cazo, ponemos aceite de oliva y, cuando ésta haya cogido temperatura, agregamos los champiñones y dejamos durante un par de minutos. Incorporamos el vino resultante del anterior paso y removemos bien. Subimos el fuego para que los champiñones no se cuezan y, cuando se haya evaporado casi todo el caldo, bajamos y dejamos que se terminen de hacer (eso sí, sin dejar de remover).

Cuando veamos que la cebolla está casi transparente, añadimos una puntita de azúcar, mantenemos unos 3-4 minutos más (para que se disuelva) y reservamos.

Sacamos los filetes de pollo y dejamos un par de minutos para que se atemperen.

Cuando estén listos, colocaremos sobre ellos una cantidad de cebolla y otra de champiñones. Los extenderemos bien para que no queden amontonados y procederemos a enrollar cada filete haciendo un rulo. No os preocupéis si no os queda perfecto, sacad algo de contenido de dentro y veréis que os resultará mucho más cómodo el manipularlos.

Colocamos tres platos seguidos, disponiendo en primer lugar la harina (previamente tamizada), a continuación el huevo batido y, finalmente, el pan rallado.

Vamos pasando cada uno de los flamenquines por ellos (en ese orden) e iremos dejándolos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado para que no se adhieran y se desmonten al cogerlos.

En una sartén ponemos abundante aceite de oliva y, cuando ésta esté bien caliente, iremos metiendo uno a uno hasta que adquieran un color tostado.

Sacamos, dejamos escurrir sobre un papel absorbente de cocina y… ¡ya podremos disfrutar de estos flamenquines de pollo, cebolla y champiñón!

Sugerencia: Y si quereis acompañar estos riquísimos flamenquines con algo, podéis echarle un ojo a esta rápida y nutritiva ensalada de tomate, albahaca y mozarella.

 

 

Resumen
recipe image
Receta
Flamenquines de pollo, cebolla y champiñón
Fecha

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas