Al horno

Magdalenas sin gluten, sin lactosa y sin fructosa

Magdalenas sin gluten, sin lactosa y sin fructosa
Magdalenas-sin-gluten-sin-lactosa-y-sin-fructosa1
0 Comentar

Hace poquito nos pedíais a través de nuestra página de facebook que pusiésemos alguna receta que fuese apta para intolerantes al gluten, a la lactosa y a la fructosa. Pues bien, como vuestros deseos son ordenes para nosotros (eso y para que mentir, que estábamos deseando probar estas magdalenas…) decidimos empezar por un postre que, pese a lo básico que es, en cuestión de alérgenos es complicado de encontrar reuniendo las tres características que enunciábamos en el título de esta receta.

En otras ocasiones os hemos hablado acerca de la celiaquía y de la intolerancia a la lactosa, ¿pero sabéis qué es la fructosa y en qué consiste la malabsorción de la misma?

Antes de definir este término nos gustaría indicar la diferencia que existe entre la malabsorción de la fructosa y la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) o fructosemia. Se trata de conceptos muy distintos que, aunque posean un nexo en común, se diferencian en varias cosas.

El punto en que coinciden es la fructosa, un hidrato de carbono que se caracteriza por ser de absorción rápida y constar de una sola molécula. Podemos encontrarla en su forma libre (en frutas, miel o alcohol) o en su forma combinada (junto a la glucosa formando la sacarosa o azúcar común). Nota: Mucho cuidado con el sorbitol, ya que es un aditivo que posee los mismos receptores que la fructosa y provoca que se reduzca la absorción de ésta y, por lo tanto, su tolerancia.

Pero la diferencia entre ambos casos, es decir, entre la malabsorción de la fructosa y la IHF, reside en el proceso. En el primer caso, se trata de un tema digestivo en el que parte de la fructosa, no se absorbe y llega al intestino grueso, sitio en que es atacada por ciertas bacteria y, como resultado de ello, fermenta y provoca la aparición de ciertos gases como el hidrógeno, el metano o el dióxido de carbono, causantes de síntomas como dolores, distensión abdominal, mareos, nauseas, diarreas, hinchazón, meteorismo, y, en casos agudos, retraso en el crecimiento infantil. Su diagnostico se realiza mediante la prueba del test del hidrógeno espirado.

En el segundo caso, sin embargo, se trata de un “fallo” metabólico y no digestivo. Y es que, la carencia de una enzima durante la metabolización de la fructosa, provocaría la acumulación de unos elementos que serían tóxicos y dañinos para nuestro organismo. Es decir, el problema residiría en la carencia de la proteína necesaria para descomponer la fructosa. Su diagnostico es algo más complejo y requiere de diversas pruebas que pueden incluir analíticas con marcadores específicos o pruebas genéticas.

Sea como fuere, tanto si padecéis una malabsorción como una intolerancia hereditaria a la fructosa, lo más importante es ponerse en manos de un profesional que os de las pautas a seguir en cuanto a la alimentación, ya que éstas serán vuestra medicina y el mejor de los remedios.

No obstante, actualmente hay muchísimos productos que son aptos para cubrir las necesidades en ambos casos y existen multitud de recetas que os harán ver que esos miedos iniciales no son más que unos temores pasajeros a los que se termina venciendo a base de cuchara, cuchillo y tenedor.

Y para empezar, os proponemos estas magdalenas que harán las delicias de todos. Os aseguramos que no quedará ni una y que durarán escasos minutos en la mesa así que andaros con ojo y ¡sed rápidos!

Atentos, que comenzamos con estas deliciosas magdalenas sin gluten, sin lactosa y sin fructosa.

Ingredientes:

  • 150 g de harina de arroz
  • 85 g de harina de maíz
  • 30 g de levadura en polvo de repostería
  • 2 huevos
  • 25 ml de stevia
  • 180 ml de leche sin lactosa
  • 95 ml de aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

Magdalenas-sin-gluten-sin-lactosa-y-sin-fructosa2

Para esta receta hemos usado stevia, un edulcorante apto en este caso. No obstante, a la hora de adquirir un producto, aseguraos de que éste cumpla todos los requisitos para que su consumo sea seguro en base a vuestras necesidades.

Empezaremos mezclando en un bol los dos tipos de harina y la levadura. Tamizamos y reservamos.

Magdalenas-sin-gluten-sin-lactosa-y-sin-fructosa3

Separamos las yemas de la claras y batimos, con ayuda de unas varillas de mano, las primeras junto con la stevia hasta que éstas adquieran un color más clarito.

Añadimos la leche y el aceite de oliva y removemos para que todo ligue. Tened en cuenta que el aceite tenderá a quedarse en la parte superior, por lo que batid bien hasta que veáis que se une al resto de ingredientes. Reservamos.

Echamos un pellizquito de sal a las claras y las montamos a punto de nieve.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Agregamos poco a poco las harinas a las yemas y mezclamos hasta que todo quede bien integrado y obtengamos un resultado homogéneo, momento en que añadiremos las claras y removeremos con energía.

Vertemos el contenido en los moldes elegidos (recordad no llenarlos para que cuando suban no se salgan) y metemos al horno durante unos 20 minutos. Recomendación: Si veis que comienzan a dorarse antes, aseguraos de que estén hechas por dentro y retiradlas.

Magdalenas-sin-gluten-sin-lactosa-y-sin-fructosa4

Sacamos, dejamos que se enfríen y ya tendremos listas estas geniales magdalenas sin gluten, sin lactosa y sin fructosa.

¡Esperamos que os gusten y que sigáis haciéndonos propuestas!

Nota: Tened en cuenta que toda la información que podáis encontrar tendréis que constatarla siempre con un profesional, él mejor que nadie os guiará, os aclarará todo aquello que os genere dudas y os aconsejará acerca de lo que podéis o no consumir para que vuestra dieta sea de lo más completa, sana, equilibrada y, sobre todo, apta.

 

Resumen
recipe image
Receta
Magdalenas sin gluten, sin lactosa y sin fructosa
Fecha
Valoración
31star1star1stargraygray Based on 6 Review(s)

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas