Al horno

Yemas de Santa Teresa

Yemas de Santa Teresa
Yemas-de-Santa-Teresa1
0 Comentar

Si la mayor parte de dulces poseen diversas leyendas acerca de su origen, las Yemas de Santa Teresa no iban a ser menos.

Algunas fuentes apuntaban a que, en realidad, estos dulces tendrían un origen monacal y que habrían sido preparados por las monjas en determinados conventos mucho antes de la Reforma Carmelita, cosechando un verdadero éxito (aunque tardío) con Santa Teresa de Jesús. Algo que no pasó desapercibido por pastelerías y obradores de Ávila que comenzaron a llevar a cabo esta receta de manera artesana.

Pero pese a las numerosas teorías que circulan sobre su nacimiento, al parecer, la más fiable se basa en que este postre comenzó a elaborarse a mediados del siglo XIX, época en la que Don Isabelo Sánchez, propietario de una de las más prestigiosas pastelerías que existían (y aún existe) por aquel entonces en Ávila comenzó a preparar estas yemas cuyo nombre se debió a la implicación teresiana que esta maravillosa ciudad convento emanaba en todos sus lugares.

Y es cierto que Ávila es una ciudad mágica que esconde mil secretos en cada una de sus esquinas, además de poseer una gastronomía única.

Cuando hace muchos años probamos estas deliciosas yemas nos gustaron tantísimo que enseguida intentamos descubrir cómo hacerlas para que cada una de ellas nos hiciese sentir como si estuviésemos de vuelta en su lugar de origen, y así, llegamos hasta esta receta.

Se trata de una preparación muy fácil y sencilla que os llevará poquito tiempo (sentimos deciros que éste es equivalente al que durarán en el plato) y os dará como resultado unas deliciosas Yemas de Santa Teresa que no tendrán mucho que envidiar a las originales.

Ingredientes:

  • 100 g de azúcar blanco
  • 60 ml de agua
  • 6 yemas
  • Azúcar glas

Elaboración:

Comenzaremos poniendo en un cazo el agua y el azúcar y dejaremos que el almíbar vaya reduciendo hasta conseguir obtener una cierta densidad y lograr una textura parecida a la de la miel.

Yemas-de-Santa-Teresa2

En un cuenco separaremos las claras de las yemas y batiremos ligeramente éstas últimas. Recomendación: No batáis demasiado las yemas para que no pierdan todo su color.

Cuando estén listas, las iremos añadiendo poco a poco (y no de golpe) al cazo mientras removemos y, cuando dé el primer hervor, retiraremos rápidamente y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Veréis que a medida que se va enfriando se irá solidificando aún más.

Yemas-de-Santa-Teresa3

Cuando tengamos la mezcla ya fría, iremos tomando pequeñas porciones que rebozaremos en azúcar glas y dando forma de bola. Podéis darles la forma que deseéis, de hecho, las yemas tradicionales son algo achatadas.

Id colocándolas en pequeñas capsulas de papel.

Para conseguir ese toquecito de azúcar crujiente las meteremos durante unos minutos en la nevera para que, así, la humedad que impregne el azúcar, se solidifique y aporte esa nota cristalizada.

¡Y ya tendremos estas riquísimas Yemas de Santa Teresa!

Sugerencia: Si queréis darles un pequeño toque personal, bastará con adornarlas con un chip de chocolate amargo cuando las saquéis de la nevera (eso si os da tiempo).

Resumen
recipe image
Receta
Yemas de Santa Teresa
Fecha

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas