Postres

Tarta de masa sablée con mermelada de ruibarbo y fresas

Tarta de masa sablée con mermelada de ruibarbo y fresas
Tarta-de-masa-sablée-con-mermelada-de-ruibarbo-y-fresas1
0 Comentar

Hace poco os dejábamos una deliciosa receta de mermelada de ruibarbo y fresas, y la verdad, es que tras probarla, no tuvimos que dar demasiadas vueltas para encontrar un postre en el que este dulce fuese el complemento perfecto; una tarta de masa sablée.

Este tipo de masa, la sablée, es muy utilizada en repostería, y una vez probéis alguna elaboración que la contenga, entenderéis el por qué.

Se trata de una tarta suave, dulce con un toquecito ácido, sencilla de preparar y con un color precioso que hará de este postre algo aún más apetecible.

A nosotros nos ha durado medio día, pero como propósito para este nuevo año que comienza hemos decidido reemplazar el mítico “apuntarnos a algún curso” por el “hacer un par de ellas más”, un propósito que cumple muchos requisitos buenos; trabajar duro, compartir con los demás y tener más paciencia (cuando ves que van quedando pocos trozos y cada vez hay más manos).

¿Empezamos ya con esta tarta de masa sablée con mermelada de ruibarbo y fresas?

Ingredientes:

Para la masa sablée:

  • 220 g de harina para repostería (de trigo)
  • 180 g de mantequilla fría en dados
  • 160 g de azúcar glas
  • 3 yemas de huevo
  • 2 cucharaditas de café de azúcar avainillado
  • 1 pellizquito de sal
  • Mermelada de ruibarbo y fresas

Para la crema pastelera:

  • 500 ml de leche
  • 100 g de azúcar
  • 50 g de maicena
  • 3 yemas

Elaboración:

Comenzaremos preparando la masa. Para ello, mezclaremos la harina con el azúcar glas, el azúcar avainillado y la sal. Tamizamos y lo ponemos en un bol grande o sobre una superficie lisa y bien limpia.

Tarta-de-masa-sablée-con-mermelada-de-ruibarbo-y-fresas2

Hacemos un pequeño agujero en la parte central y añadimos la mantequilla (recordad que debe estar fría). Mezclamos con las manos para que todos los ingredientes queden bien integrados y agregamos las yemas, continuaremos mezclando hasta obtener una masa de textura uniforme. Recomendación: El fin de este paso es el de unir todos los ingredientes, por lo que no tendréis que amasar.

Cuando esté lista, la pondremos en un bol, cubriremos con papel transparente y meteremos en la nevera dejando que repose durante unos 35 minutos

Tarta-de-masa-sablée-con-mermelada-de-ruibarbo-y-fresas3

Transcurrido ese tiempo, la sacamos del frigorífico y, con ayuda de un rodillo la estiraremos sobre una superficie previamente enharinada hasta lograr darle una forma circular.

Untaremos algo de mantequilla en el molde que hayamos elegido para hacer nuestra tarta y espolvorearemos algo de harina usando un colador de malla fina. Consejo: Antes de verter la masa, retiraremos el exceso de harina (bastará con dar la vuelta al molde y darle unos ligeros golpecitos) para que no endurezca demasiado nuestra pasta y, además, queden restos de color blanco tras la cocción.

Vertemos la masa, procurando que tanto los laterales como el fondo queden bien cubiertos, cubrimos de nuevo con papel film y dejamos que repose otros 30 minutos en la nevera.

A falta de unos 10 minutos para sacarla, pondremos el horno a precalentar a una temperatura de 180 grados.

Cuando haya reposado el tiempo establecido, la meteremos en el horno durante unos 20 minutos.

Consejo: Tened en cuenta que estamos cocinando una masa que no posee relleno por lo que no la dejéis demasiado tiempo para que no se seque o se queme.

Tarta-de-masa-sablée-con-mermelada-de-ruibarbo-y-fresas4

Mientras, haremos la crema pastelera con la que rellenaremos nuestra tarta de masa sablée.

Tamizamos la maicena y la pondremos en un bol. Añadimos las yemas de huevo y removemos con unas varillas manuales hasta que queden bien mezcladas. Reservamos.

En un cazo agregamos la leche y el azúcar, y lo ponemos a fuego medio-bajo, sin dejar de remover, hasta que ésta última se disuelva. Cuando rompa a hervir, retiramos del fuego y, con ayuda de una cuchara, echamos un poquito de cantidad en la mezcla que teníamos reservada (la de maicena y yemas). Movemos y lo volvemos a incorporar al resto de la leche, de esta forma evitaremos que se formen grumos en nuestra crema pastelera).

Ponemos de nuevo en el fuego y removemos hasta que espese. Cuando tenga una cierta consistencia, retiraremos, batiremos con unas varillas manuales o eléctricas, cubrimos el resultado y dejamos que repose en la nevera hasta que se cree una película sobre la crema, momento en que la verteremos y extenderemos sobre la masa rellenándola de manera uniforme.

Con una cuchara untamos una capa de mermelada de ruibarbo y fresas por encima, metemos en el frigorífico durante unos 30 minutos y ya tendremos lista esta increíble tarta de masa sablée con mermelada de ruibarbo y fresas.

Gracias por dejarnos compartir parte de este 2015 que ya nos va diciendo adiós… ¡Hasta el 2016 y, sobre todo, feliz año nuevo!

Resumen
recipe image
Receta
Tarta de masa sablée con mermelada de ruibarbo y fresas
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas