Pan y bollería

Mazapán casero sin gluten

Mazapán casero sin gluten
Mazapán-casero-sin-gluten1
0 Comentar

Sin faltar al turrón, hemos de decir, que el mazapán es la tradición viva de la Navidad. Estamos seguros de que, al igual que nosotros, guardáis unos recuerdos estupendos de estas figuritas que eran las primeras en llegar a nuestras casas cuando cada ciudad iluminaba sus calles con miles de bombillas y adornos navideños.

¿Cuándo erais niños no os preguntabais como era posible que estos dulces tuviesen estas formas? ¿No rebuscabais entre todos para elegir siempre esa trompeta, o el curioso caracol, o, incluso, el pececito?

Es curioso como cuando somos niños todo nos parece tan increíble que cada cosa que hacíamos o comíamos nos parecía la mejor del mundo (eso sí, 5 minutos después ya lo estábamos pensando de otra, pero nadie dijo que la infancia y la exclusividad fuesen de la mano).

Y, aunque el verdadero origen del mazapán no está del todo claro, este dulce es algo que ha sabido perdurar en la historia y fijar una bonita tradición.

Nuestra receta de hoy es especial, no solo por lo que el mazapán implica, sino porque es, además, una receta sin gluten, apta para celíacos e intolerantes a la lactosa.

¿Deseando probarlos ya? ¡Pues adelante con este mazapán casero sin gluten!

Ingredientes:

  • 300 g de almendra molida
  • 80 g de agua
  • 300 g de azúcar
  • 1 pellizco de canela
  • Ralladura de medio limón
  • 1 huevo

Elaboración:

Comenzaremos poniendo en un cazo el agua y el azúcar. Lo mantenemos a fuego medio hasta que empiece a adquirir una textura de almíbar, momento en que añadiremos la canela y la ralladura de limón. Removemos y dejamos que el almíbar termine de hacerse. Recomendación: Procurad no echar demasiada canela para que no reste sabor a la almendra, bastará con la puntita de una cucharilla de café.

Mazapán-casero-sin-gluten2

Cuando esté listo, agregaremos la almendra molida y moveremos para que todo quede bien mezclado y dejamos reposar hasta que vaya perdiendo temperatura y se enfríe. Sugerencia: Pese a que podéis adquirir este producto en numerosas tiendas, si queréis, podéis prepararlo de forma casera. Tan solo tendréis que tostar las almendras crudas y molerlas.

Una vez más tenemos que insistiros en la importancia de leer bien el etiquetado a la hora de adquirir determinados productos, ya que la sombra de la contaminación cruzada, a menudo, ronda más de la cuenta. Tened en cuenta que muchas fábricas no se limitan a la producción de un solo producto, y que la elaboración de los demás puede implicar la existencia de esta proteína que puede poner en riesgo algo que, por naturaleza, no debería contenerla. Miradlo con atención y, si tenéis algún tipo de duda, consultad con el fabricante, él, mejor que nadie os podrá indicar si dicho alimento es apto o no.

Cuando tengamos la mezcla fría, amasaremos con las manos hasta que notemos como las almendras van expulsando algo de aceite. La masa debe quedar bien compacta para que cuando la cocinemos en el horno no se esparza.

Mazapán-casero-sin-gluten3

Le damos la forma que más nos guste. Si queréis podéis usar moldes de silicona especiales para cubitos de hielo, salen unas formas geniales o si sois unos manitas o aventureros, hacedlo a mano (100% recomendable, en nuestro caso ha sido divertidísimo ver como la imagen mental que teníamos acabó en algo no muy definido que sosteníamos en las manos con cierta pena creativa. Que traicionera es la mente, menos mal que nuestro estomago fue más agradecido…)

Cubriremos las figuritas con papel transparente de cocina y meteremos en la nevera hasta el día siguiente. Consejo: Para que el mazapán adquiera esa textura entre durita por fuera y medio espesa y cremosa por dentro, es necesario respetar el tiempo de reposo (sí, sabemos que es una tortura en toda regla, pero el resultado es tan sumamente increíble que se os olvidará enseguida).

Precalentamos el horno a 180 grados.

Transcurrido ese tiempo, sacamos del frigorífico, desmoldamos o descubrimos (según hayamos trabajado la masa) y vamos colocando las figuritas en fila en una bandeja forrada con papel sulfurizado.

En un plato hondo, batimos el huevo y, con ayuda de un pincel de cocina, les damos una pasada por la parte superior.

Metemos al horno, elegimos la opción de calor solo para la parte de arriba y dejamos unos minutos hasta que se doren.

Cuando estén tostaditos, sacamos, dejamos que se enfríen y ya podremos comer este rico mazapán casero sin gluten.

Sugerencia: Nosotros hemos optado por darles una forma de lo más clásica, decorándolos con un poquito de ralladura de naranja por encima, para darles nuestro pequeño toque. Es algo opcional, pero si decidí hacerlo, podéis usar la ralladura de diversas frutas (como el limón, la mandarina, etc.)

 

Resumen
recipe image
Receta
Mazapán casero sin gluten
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas