Carne

Pavo asado con salsa de pomelo y miel

Pavo asado con salsa de pomelo y miel
Pavo asado con salsa de pomelo y miel
0 Comentar

Aunque el pavo sea algo característico del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, son cada vez más los que, en Europa, han elegido este ingrediente como protagonista de sus cenas de Nochebuena o comidas de Navidad.

Y es que este plato, puede suponer un buen recurso si este año queréis cambiar o variar vuestro menú navideño.

Además, el pavo es uno de los productos más recomendados para consumo por parte de los nutricionistas, ya que su carne es rica en proteínas, muy baja en grasas, gran fuente de vitamina B, B1, B3, B5, B6, B12, de ácido fólico, y de minerales como el fósforo, el potasio, el magnesio, el hierro o el zinc.

La receta que os traemos hoy reúne todo eso y un poquito más, ya que la salsa que hemos elegido para acompañar a este rico pavo es algo curiosa… Se trata de una salsa de pomelo y miel que convertirá el plato en algo muy original, nuevo y singular.

¿Preparados para esta receta de pavo asado con salsa de pomelo y miel?

Ingredientes:

  • 1 pavo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva
  • 2 pomelos
  • 4-5 ramitas de romero
  • 3 cucharadas de miel
  • ½ cucharada de pimienta blanca molida
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de salsa de soja

Elaboración:

Pese a que la carne de pavo posea tantos beneficios y esté tan deliciosa, el conseguir un resultado jugoso y no seco puede convertirse en un pequeño quebradero de cabeza si es la primera vez que lo vamos a cocinar. Pero tranquilos, porque siguiendo unos simples consejillos, conseguiréis que vuestros pavos no tengan nada que envidiarles a los que un buen día firmaron un contrato para actuar como protagonistas de la mayoría de finales de esas películas navideñas.

Uno de los mayores inconvenientes a la hora de preparar este ingrediente es, sin duda, su tamaño. Un pavo demasiado grande plantearía el problema de que todas sus partes no queden hechas de igual manera (por la textura que presentan) y, por lo tanto, no todas queden igual de jugosas. Por ello, es importante calcular bien el tamaño de esta ave en función a los comensales que vayan a consumirlo.

Una de las recomendaciones que muchos chefs dan es la de elegir una pava en vez de un pavo debido a que la carne de la primera es mucho más jugosa que la del segundo, aunque esto, dependerá de vosotros y vuestras preferencias.

Para esta receta, nosotros hemos elegido un pavo no demasiado grande (menos de 3 kilos) ya desplumado y eviscerado (algo que en ocasiones hay que solicitar a la hora de encargarlo).

Precalentamos el horno a 180 grados.

Comenzaremos untando el pavo con aceite de oliva. Esto es algo que tendréis que hacer con las manos para evitar que, si lo echamos por encima directamente, se quede todo en la base y no repartido de manera uniforme por la carne.

Una vez lo tengamos bien aceitoso, salpimentamos y lo colocamos en la fuente o bandeja que vayamos a usar para cocinarlo. Tapamos la parte de la pechuga con papel de aluminio (que retiraremos una vez transcurrida la primera hora de cocinado) para que no se reseque mucho mientras se hace y metemos al horno durante unas 2 horas (tiempo que dependerá del tamaño elegido para nuestro pavo). Para mantenerlo jugoso necesitaremos regarlo de vez en cuando con la salsa seleccionada como acompañamiento así que en cuanto cerremos la puerta del horno nos pondremos con nuestra salsa de pomelo y miel.

Pavo-asado-con-salsa-de-pomelo-y-miel1

Como os hemos dicho, ésta es una salsa no muy común que une dos sabores muy dispares; el dulzor de la miel y la acidez del pomelo, pero os aseguramos que se trata de una combinación que merece la pena probar.

Para hacerla, lavamos bien los pomelos y antes de exprimirlos, rallamos parte de su cáscara. No necesitaremos demasiada cantidad, bastará con un par de cucharaditas pequeñas.

En un cuenco, pondremos la miel, la pimienta blanca molida, el aceite de oliva, la salsa de soja, la ralladura de pomelo y el zumo. Removemos bien con unas varillas de mano y añadimos las ramitas de romero.

Pavo-asado-con-salsa-de-pomelo-y-miel2

Aseguraos de que éstas últimas estén limpias, de no ser así, antes de usarlas, las lavaremos y secaremos bien con papel absorbente de cocina.

Pavo-asado-con-salsa-de-pomelo-y-miel3

En cuanto la tengamos, iremos regando nuestro pavo con ella (cucharadas generosas) cada 20-30 minutos. Como inicialmente habíamos cubierto la pechuga con el papel, bastará con realizar este proceso sobre esa parte una vez la dejemos al descubierto. Sugerencia: Para no gastar toda la salsa en el cocinado, a partir de la segunda o tercera vez que vayáis a “hidratar” el pavo, podéis optar por regarlo con la salsa que se habrá creado en la misma fuente. Ésta estará compuesta por nuestra mezcla más el propio jugo que haya soltado el pavo, algo que aportará el doble de sabor.

Finalizadas las 2 horas, bajaremos la temperatura del horno a 70 grados y dejaremos que el pavo se termine de hacer durante unos 20 minutos más. No obstante si veis que éste ya está bien hecho, sacadlo sin más.

Solo nos quedará ponerlo en el plato o bandeja que más nos guste y presentarlo con la salsa al lado para que cada uno se sirva la cantidad que quiera.

Y ya tendremos listo este delicioso pavo asado con salsa de pomelo y miel.

Sugerencia: Podéis acompañarlo con alguna ensalada o puré de patatas (como el que os proponemos en esta receta), esto terminará de completar el plato y no restará protagonismo alguno al pavo. Y si queréis convertir este plato en apto para celíacos, bastará con sustituir la salsa de soja por una salsa de soja sin gluten.

 

 

Resumen
recipe image
Receta
Pavo asado con salsa de pomelo y miel
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas