Pan y bollería

Bocaditos con crema de lilas sin gluten

Bocaditos con crema de lilas sin gluten
Bocaditos-con-crema-de-lilas-sin-gluten4
0 Comentar

Las lilas o violetas son unos caramelos que no fallan cada vez que en navidades queremos regalar un detallito. Y es que esta variedad del mítico dulce mencionado, es, sin duda, uno de los más atrayentes en cuanto a color, olor, presencia y sabor.

Su llamativa, y a la vez sutil, tonalidad morada, ha convertido a esta delicada “golosina” en una de las más empleadas en cocina a la hora de preparar diversos platos, llegando a combinarla incluso con salado.

A nosotros nos encantan, y por ello, hoy os traemos una receta un pelín distinta a la clásica, pero eso sí, tan deliciosa como la misma; unos bocaditos rellenos de crema de lilas.

Un original postre que podéis regalar estas fiestas para endulzar el día a cualquiera, porque además, son sin gluten.

¿Deseando probarlos?

Ingredientes:

Para la pasta choux de los bocaditos:

  • 125 g de harina sin gluten tipo mix
  • 25 g de harina sin gluten para hacer pan
  • 125 ml de leche
  • 100 ml de agua
  • 100 g de mantequilla
  • 4 huevos grandes
  • 1 huevo pequeño
  • 10 g de azúcar blanco
  • 1 pellizco de sal
  • 1 pellizco de azúcar

Para la crema de lilas:

  • 100 g de caramelos de violetas o lilas
  • 375 ml de leche
  • 1 vaina de vainilla
  • 3 yemas de huevo
  • 60 g de azúcar blanco
  • 40 g de Maizena

Elaboración:

Comenzaremos preparando los bocaditos. Para ello, necesitaremos hacer una pasta choux. Esta masa, de elaboración muy sencilla, tiene su origen en la cocina francesa, y os aseguramos que una vez la hagáis no perderéis de vista la receta, ya que se trata de una pasta que nos permitirá llevar a cabo numerosas elaboraciones tanto dulces como saladas. Además, se puede congelar, ¡algo que puede resultar muy beneficioso a la hora de imprevistos culinarios!

Precalentamos el horno a 200 grados.

Empezaremos juntando las dos harinas y tamizándolas. Reservamos. Consejo: Nosotros hemos usado una parte de harina para hacer pan para darle un poquito más de fuerza a la masa, pero si queréis podéis usar toda del mismo tipo.

En un cazo a fuego medio pondremos el agua, la leche, la mantequilla, la sal y el azúcar. Lo llevamos a ebullición y cuando rompa a hervir, lo retiramos del fuego y añadimos toda la harina (de una vez). Removemos bien con un utensilio de madera o una espátula hasta obtener una masa uniforme que se despegue de los laterales del cazo. Recomendación: Cuando echéis la harina y comencéis a integrarla, procurad id aplastando lo más que podáis los grumos que vayan surgiendo.

Si notáis que la pasta continua quedándose pegada, poned nuevamente el cazo al fuego, que habremos bajado, para que ésta se seque un poco y se despegue sin problema.

Una vez lista, dejamos que se enfríe.

En un plato hondo batimos los huevos y cuando la masa esté totalmente fría iremos añadiéndola pequeñas cantidades de este ingrediente mientras removemos bien. Repetiremos el proceso hasta agotar el resto que teníamos batido (echamos parte del huevo, movemos con energía y volvemos a agregar más huevo).

El resultado que obtendremos será una masa de textura más suave que meteremos en una manga pastelera que disponga de una boquilla lisa y ancha (sin excedernos en tamaño).

Forramos una bandeja con papel sulfurizado e iremos echando montoncitos de masa. Recomendación: Es muy importante que dejéis espacio entre ellos debido a que esta pasta se expandirá una vez que empiece a cocerse.

Batimos el otro huevo y con ayuda de un pincel de cocina, pintamos ligeramente la superficie de cada bocadito. Metemos al horno y dejamos durante unos 20 minutos hasta que veamos que están bien hechos, doraditos y algo crujientes.

Bocaditos-con-crema-de-lilas-sin-gluten1

Transcurrido ese tiempo, sacamos y dejamos que se enfríen sobre una rejilla. Y ya tendremos listos nuestros bocaditos de pasta choux.

Mientras, nos pondremos con la crema de lilas. Esta elaboración es también muy simple, y, además, os resultará muy conocida, ya que tomaremos como base la crema pastelera de toda la vida.

Bocaditos-con-crema-de-lilas-sin-gluten2

En primer lugar, machacaremos en un mortero los caramelos de lilas o violetas. Queremos conseguir que queden triturados hasta lograr una textura tan fina como si fuese polvo, ¡así que tendréis que emplearos a fondo! Una vez lo tengamos, tamizamos para eliminar posibles trocitos más grandes y reservamos.

Con un cuchillo de punta muy fina abrimos la vaina de vainilla por la mitad (realizando un corte a lo largo) y extraemos las semillas (bastará con que rasquéis un poquito con el cuchillo), las ponemos en un platito y reservamos.

En un cazo echamos la leche y dejamos que se temple ligeramente durante 1 minuto. Añadimos las semillas y esperamos a que empiece a hervir.

Bocaditos-con-crema-de-lilas-sin-gluten3

Mientras, iremos batiendo las yemas con el azúcar hasta obtener una mezcla con un ligero tono blanquecino. Cuando veamos dicha coloración, agregaremos la Maizena y removeremos bien con unas varillas hasta que todo quede bien integrado.

Con la leche ya lista, la retiraremos del fuego e iremos añadiendo cantidades de ésta a nuestra mezcla de yemas, azúcar y Maizena. Según echemos la leche deberemos remover rápidamente para que no cuaje. Repetiremos el proceso hasta usar la mitad de la leche.

Cuando lleguemos a esa cantidad, verteremos toda la mezcla en el resto de leche que hemos mantenido en el cazo. Lo pondremos a fuego muy suave y, sin dejar de remover con las varillas, esperaremos a que hierva y comience a espesar poco a poco. Cuando tenga la textura que más nos guste, retiramos, añadimos el polvo de lilas o violetas y removemos bien para que todo quede unido. Recomendación: Tened en cuenta que una vez que la crema se enfrié espesará aún más, por lo que deberéis retiradla a tiempo.

Lo vertemos en un bol y lo ponemos en agua fría para que la crema no quede demasiado compacta y ya tendremos preparada esta curiosa crema de lilas.

Solo faltará abrir (realizando un corte no demasiado grande) los bocaditos y rellenarlos con la crema de lilas. Sugerencia: Podéis ayudaros de una manga pastelera para no forzar demasiado los bollitos.

Y listo, ya podremos degustar estos ricos bocaditos de crema de lilas sin gluten que podréis meter en cajitas y regalar a quien prefiráis (o queráis que os suba el sueldo, os dé más días de vacaciones, etc. No sabemos si funcionará o no, pero…)

Resumen
recipe image
Receta
Bocaditos con crema de lilas sin gluten
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas