Salsas

Salsa Harissa

Salsa-Harissa2
0 Comentar

Hablar de una salsa picante es hablar de la salsa Harissa. Y es que con la receta de hoy, os aseguramos que el concepto que tenéis acerca del picante, cambiará radicalmente.

Esta salsa, muy común en los países del Magreb (sobre todo en Túnez), es usada para preparar diversos platos originarios de esta exótica gastronomía, tales como el cuscús o alguno que lleve carne como elemento principal.

Su sabor, muy intenso, no deja indiferente a todo aquel que la come, y aunque nosotros quizá hayamos exagerado un pelín al probarla mientras no perdíamos de vista nuestros vasos de agua (vamos, que ni nos hemos planteado el soltarlos), podemos deciros que es una de las salsas que más nos ha llamado la atención.

¿Os atrevéis con esta curiosa (y picante) salsa Harissa?

Ingredientes:

  • 14 guindillas
  • 2 dientes de ajo
  • Cilantro
  • Zumo de medio limón
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Comenzaremos poniendo en remojo las guindillas. Bastará con que las dejemos entre 1 hora y  1 hora y 30 minutos.

Salsa-Harissa1

Pasado este tiempo, las sacamos, dejamos que escurran y las ponemos en un cazo grande u olla. Cubrimos con agua y dejamos que hiervan durante unos 15 minutos. Al finalizar, necesitaremos parte de esta agua, así que no lo tiréis todo.

Cuando estén listas, las retiramos, las ponemos en un colador de malla fina y esperamos a que escurran y eliminen todo el exceso de agua que puedan contener. Cuando estén bien secas, las ponemos en el vaso de la batidora y reservamos.

Pelamos los ajos y les quitamos su parte interna para que no le den un sabor fuerte. Troceamos y reservamos.

Picamos el cilantro y lo añadimos, junto a los ajos, al vaso donde ya teníamos las guindillas. Agregamos un pellizco de sal y trituramos bien.

Incorporamos un buen chorro de aceite, 1 cucharada grande de zumo de limón y 2 cucharaditas del agua donde se habían cocinado las guindillas. Batimos nuevamente y vamos rectificando la textura según el gusto de cada uno. Si os gusta más espesa no tendréis que añadir más agua, pero, por si al contrario, preferís que sea más líquida, id echando cucharadas de agua mientras batís hasta que logréis el punto exacto.

Solo nos quedará servirla como acompañamiento de cualquier carne (por ejemplo esta deliciosa hamburguesa de cordero sin gluten con salsa Harissa en pan de tomates secos y aceitunas negras) o como salsa dip (muy peculiar) para estos ricos nachos, que además son también sin gluten.

Os avisamos, esta salsa es espectacular en cuanto a sabor e intensidad, y una vez la pruebes estarás deseando repetir. Además, si sois amantes del picante, no os defraudará en absoluto, suponiendo, incluso, un verdadero descubrimiento para numerosas recetas más que poco a poco os iremos proponiendo.

 

Resumen
recipe image
Receta
Salsa Harissa
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas