Verduras

Ventresca con salsa de cebolla y tomate

Ventresca con salsa de cebolla y tomate
0 Comentar

La ventresca es una de las partes más apreciadas del atún. Situada en su zona inferior y cercana a la cabeza, posee un sabor tan intenso que puede llegar a convertir muchos platos en verdaderas fuentes de sabor.

Fresca o en conserva con aceite de oliva, este pescado azul aporta a nuestro organismo numerosos beneficios a nivel nutricional (proteínas, vitaminas y minerales), lo que le convierte en uno de los alimentos más completos y, además, deliciosos.

Aprovechando todas esas cualidades, os traemos una receta que intenta sacar el mejor partido a este pescado tan generoso; una ventresca con salsa de cebolla y un ligero toque de tomate.

Ingredientes:

  • 2 rodajas de ventresca
  • 3 cebollas
  • 1 chorrito de vino blanco
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena (opcional)

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180 grados.

Empezaremos pochando las cebollas. Para ello, las picaremos muy finitas y las echaremos en una sartén con aceite (un poco, lo suficiente para cubrir la superficie).

Añadimos un chorrito de vino blanco y dejamos que se evapore mientras siguen cocinándose las cebollas. Bajamos el fuego y removemos de vez en cuando.

Ventresca con salsa de cebolla y tomate

Mientras, cortamos el tomate en trozos muy pequeños (prácticamente triturado) y lo ponemos a pochar en otra sartén diferente. Dejamos a fuego lento y que se haga sin prisas.

Ventresca con salsa de cebolla y tomate

En una fuente colocamos la ventresca y salpimentamos (sin abusar de la pimienta para que el resultado no sea demasiado fuerte), añadimos el tomate ya pochado y metemos al horno previamente precalentado durante unos 10 minutos. Este tiempo dependerá de cómo os guste el punto del pescado o del grosor que presenten las rodajas. No es recomendable dejarlo demasiado tiempo porque podría secarse enseguida y perder toda su jugosidad.

A la vez, retiraremos del fuego las cebollas con el vino y pasaremos por el pasapuré o por la batidora para obtener un resultado más homogéneo. Sugerencia: Si os encanta el sabor dulce de la cebolla podéis saltaros este paso y dejarla entera, aunque el acabado del plato quedará algo más seco.

Probamos la salsa y rectificamos de sal en caso de ser necesario. Tened en cuenta lo que os hemos comentado en el paso anterior; el sabor dulce de la cebolla. Es aconsejable no echar demasiada para poder jugar con él y con el del pescado.

Sacamos el pescado del horno y ya podremos emplatar colocando la ventresca con la salsa de cebolla por encima y un chorrito de vinagre Módena (opcional).

Sugerencia: Dada la gran calidad que presenta este pescado, podríais llegar a servirlo incluso con un simple chorrito de aceite de oliva por encima sin más acompañamiento que ese. Este alimento, aporta tanto sabor que lo convierte en el protagonista de la mayoría de las recetas, siendo usado en ensaladas, en tostas, o sobre bases de crujientes y/o cremas. Probadlo en conserva con un chorrito de limón, no dudareis en repetir.

Resumen
recipe image
Receta
Ventresca con salsa de cebolla y tomate
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas