Postres

Tocino de cielo

Tocino de cielo
0 Comentar

El tocino de cielo hace, sin duda alguna, honor a su nombre. La primera cucharada te sorprende, la segunda te transporta al paraíso, y solo la última te devuelve a la realidad.

Este postre, que parece tener su origen en Jerez de la Frontera (Cádiz), está elaborado a base de yema de huevo caramelizada y azúcar, y presenta un color dorado y una textura que solo es descriptible cuando lo pruebas.

Es una receta tan fácil de hacer como de comer, y gracias a los pocos (y básicos)  ingredientes que se emplean no te llevará mucho tiempo el prepararlo, aunque sí un poquito más el poder disfrutarlo.

¿Preparado para pecar?

Ingredientes:

Para el tocino de cielo:

  • 12 yemas de huevo
  • 500 g de azúcar
  • 250 ml de agua

Para el caramelo:

  • 75 g de azúcar
  • 3 cucharadas de agua

Elaboración:

Tocino de cielo

Comenzaremos preparando el caramelo. Para ello, ponemos en un cazo el azúcar y el agua (por ese orden) y llevamos a ebullición lentamente. Irá convirtiéndose en una especie de jarabe y a continuación empezará a adquirir un color cada vez más marrón.  No dejéis que se oscurezca demasiado porque se quemará, tendrá un sabor muy amargo y, además, se solidificará enseguida. Un color miel denota un punto perfecto.

Retiramos, dejamos que se temple un poco  y bañamos con el caramelo los moldes que vayamos a usar posteriormente. No hace falta echar mucha cantidad, tan solo un poquito en el centro y girarlo para que ello solo se extienda por todos los lados.

En una olla pequeña calentamos  los 250 ml de agua con los 500 g de azúcar.  Dejamos que hierva a fuego medio-alto durante unos 2 minutos y bajamos la temperatura  para que se forme un almíbar suave. Mantendremos alrededor de 12 minutos y retiramos del fuego dejando que se atempere.

Tocino de cielo

Separamos las yemas de las claras. Recomendación: Para que este proceso os resulte más sencillo, al romper la cáscara mantenedla junta sin apretar, parte de la clara caerá fuera y al abrirlo no arrastrará a la yema.

Batimos las 12 yemas con unas varillas. Lo haremos de manera manual y no con las eléctricas porque de esta forma evitaremos llenarlo de aire.

Añadimos las yemas ya batidas al almíbar. Lo haremos de manera progresiva y muy cuidadosa para evitar que el huevo pueda llegar a cuajarse. Recomendación: Si observas que una vez esté todo bien integrado quedan algunos grumos, puedes usar un colador de malla media para colarlo y que quede más suave.

Echamos la crema resultante en los moldes individuales (o si lo prefieres en uno único de mayor tamaño).

En este punto tendremos dos opciones para terminar el cocinado; o bien hacerlo al baño María en un cazo o bien hacerlo de la misma forma pero dentro del horno. Si optáis por la primera opción deberéis meter el recipiente en un cazo con agua (sin que llegue a cubrir el molde) calentarlo y cuando rompa a hervir taparlo y bajar la temperatura. Dejaremos a fuego suave durante 30 minutos para que cuaje.

Tocino de cielo

Si por el contrario decidí llevar a cabo esta técnica usando el horno, tendréis que meter los moldes en una fuente y cubrir hasta la mitad con agua caliente. Horneamos durante unos 30 minutos a una temperatura de 180 grados. Antes de sacarlos comprobaremos si están bien hechos pinchando suavemente con un palillo fino y si este sale limpio podremos retirarlos.

En cualquier caso, pasado el tiempo de cocinado, dejaremos enfriar a temperatura ambiente entre 30 y 40 minutos y después lo meteremos en el frigorífico durante 10-12 horas, aunque si lo mantenéis de un día para otro el resultado será sorprendente.

Servir muy frío.

Resumen
recipe image
Receta
Tocino de cielo
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas