Pescado

Lubina al papillote con aceite de ajo tostado y guindilla

Lubina al papillote con salsa de ajo tostado y guindilla
0 Comentar

La lubina es un pescado de sabor suave pero algo conciso, versátil en la cocina y fácil de preparar si se le honra como se merece, siendo mejor que quede algo menos hecho que seco por pasarnos con los tiempos o la temperatura de cocinado.

Esta es una receta de las que respetan el producto sin adornarlo demasiado pero a la que podemos acompañar con cualquier cosa que se nos ocurra: ensaladas, verduras asadas, patatas confitadas… Además, la técnica que se usa es sencilla y deja la cocina tan limpia (bueno, casi) como antes de empezar a preparar el plato.

¿Preparados para una lubina al papillote con aceite de ajo tostado y guindillas que no dejará indiferente a nadie?
Ingredientes:

  • Una lubina de ración (para dos personas)
  • ½ limón
  • 3 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • Laurel
  • Eneldo
  • Sal gorda
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Para llevar a cabo esta receta, a la hora de comprar el pescado indicaremos que es para cocinarlo al horno, de esta manera lo tendremos limpio sin escamas ni tripas, pero entero y sin abrir.).

Lubina al papillote con aceite de ajo tostado y guindilla

Comenzamos pasando la lubina por debajo del grifo con agua fría para eliminar cualquier escama que haya podido quedar así como la sangre que se haya podido acumular mientras lo traíamos de la pescadería y, a continuación, lo secamos bien con papel absorbente.

Lubina al papillote con aceite de ajo tostado y guindilla

Cortamos un trozo de papel de aluminio que suponga un tamaño el doble de largo de lo que necesitaríamos para envolver la lubina. Lo doblamos por la mitad, echamos un puñado de sal gorda  y ponemos unas ramas de eneldo como base. Encima ponemos la lubina y dentro de ella, unas rodajas de limón, un par de dientes de ajo, cortados en láminas muy finas, un par de hojas de laurel y otra rama de eneldo.

Ponemos otro puñado de sal por encima de la lubina, un chorrito de aceite de oliva y un poco de pimienta negra molida. Ya sólo tendremos que cerrar el papel de aluminio formando un paquetito que quede los más sellado posible con la unión hacia arriba, de manera que cuando el pescado suelte su jugo no se salga y se cocine todo junto. Queremos un pescado sabroso con todo su sabor.

Lo ponemos en una fuente y metemos al horno durante unos 20-25 minutos a 180 grados. Recomendación: El tiempo indicado siempre en las recetas dependerá en parte del tipo de horno que tengáis, por ello, es aconsejable calcularlo en base a anteriores platos que hayáis cocinado.

Quizá la primera vez no consigáis el punto exacto, pero merece la pena no jugársela y dejar el pescado seco y demasiado hecho. Tranquilos, dar con ello a la primera es un imposible, pero a medida que vayáis repitiendo la receta veréis que terminará por saliros solo.

El aceite aromatizado que vamos a usar para realzar el sabor de la lubina es uno a base de ajo y guindilla pero queremos que el ajo esté ligeramente tostado ya que da un sabor diferente.

Lubina al papillote con aceite de ajo tostado y guindilla

Para ello pondremos en una sartén con un poquito de aceite el ajo cortado en láminas finas, y la guindilla troceada a la que anteriormente habremos sacado las semillas. Recomendación: Corta un extremo y golpéala con suavidad contra la tabla de cortar y saldrán prácticamente todas las semillas sin necesidad de abrirla entera.

Lo echamos todo en el aceite caliente (media temperatura).

El ajo necesita muy poco tiempo para tostarse al estar cortado tan fino así que hay que vigilarlo para bajar la temperatura al mínimo justo antes de conseguir el punto tostado que queremos ya que, aunque bajemos el fuego, el aceite seguirá caliente un rato y podemos acabar con un ajo quemado que eche todo el sabor del aceite a perder.

Dejamos el aceite mientras se hace el pescado para que termine de adquirir el sabor del ajo y la guindilla.

Sacamos el pescado y abrimos el paquetito. Mucho cuidado al hacerlo porque habrá soltado demasiado jugo y podremos quemarnos las manos.

Es muy fácil separar los lomos del pescado incluso con una espátula de madera.

Para emplatar, lo pondremos con la piel boca abajo y por encima echaremos un hilo de nuestro aceite de ajo tostado y guindilla.

Sugerencia: Puedes poner como guarnición aquello que más te guste, aunque bastará con unas hojas de rúcula ligeramente aliñadas con aceite de oliva y zumo de lima, por ejemplo.

Resumen
recipe image
Receta
Lubina al papillote con aceite de ajo tostado y guindilla
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas