Sopas y cremas

Crema fría de melón y menta

Crema fría de melón y menta
0 Comentar

El melón es una de esos alimentos que tendemos a encasillar únicamente en determinados platos. Bien como postre tras las comidas o bien como entrante arropado por su inseparable compañero llamado jamón, esta fruta parece quedar limitada sin ninguna opción más.

Sí, habéis leído bien, hemos dicho “parece”, porque este producto puede daros muchas sorpresas y, además, todas deliciosas.

Crema fría de melón y menta

Y es que este fruto de la melonera puede acompañar ensaladas con toques cítricos, transformarse en una exquisita guarnición para las carnes (basta con echar un poquito de pimienta por encima), o presentarse, simplemente, a modo de macedonia junto a determinados frutos del bosque.

Pero si aún estáis dudando de que su uso sea el más acertado por su, dependiendo del tipo y grado de maduración, excesiva dulzura, os adelantamos que esta fruta apenas tiene calorías debido a su mesurado contenido de azúcares.

Es rico en minerales como el sodio, el magnesio, e incluso el calcio. Y tal vez la única pega que podamos encontrar sea que su abundancia en potasio pueda resultar poco beneficiosa en caso de padecer insuficiencia renal o si se sigue una dieta baja en dicho mineral.

Si sois de los que creéis que el melón es, al igual que las bicicletas, exclusivamente para el verano, no podéis perderos esta receta de crema fría de melón con menta. Os prometemos que pese a este tiempo, no os dejará helados.

Ingredientes:

  • ½ melón
  • ¼ de cebolla
  • ½ pepino
  • Unas hojas de menta
  • 1 yogurt natural
  • ½ ajo

Elaboración:

Crema fría de melón y menta

Quitamos la corteza del melón y troceamos. Recomendación: Para esta receta es importante no usar un melón que no esté algo maduro, ya que si está muy verde apenas tendrá sabor y su textura será dura. Tampoco emplearemos uno demasiado pasado, porque será excesivamente blando y seguramente habrá que retirar muchas partes ya oscurecidas.

Picamos la cebolla y le damos una vuelta en la sartén. Queremos que se ablande un poco sin llegar a pochar.

Pelamos el pepino y lo cortamos en trozos grandes. Reservamos.

Picamos el ajo y ya tendremos prácticamente el plato terminado.

Solo nos quedará unir todos los ingredientes.

En un recipiente echaremos el melón, la cebolla, el pepino, el ajo, el yogurt y las hojas de menta. Batimos hasta que la crema adopte una textura homogénea y rectificamos de sal. Recomendación: Si sufres hipertensión o tiendes a tener la tensión alta ten cuidado con la menta, ya que en exceso puede influir en estos valores.

Dejaremos reposar en la nevera durante unos 30 minutos (tened en cuenta que ninguno de sus ingredientes guardará el calor del cocinado, por lo que no será mucho el tiempo que tarde en enfriarse).

Y ya podemos servirla y, lo más importante… ¡comerla!

Una crema de sabor fresco, sana y nutritiva, ¿quién da más?

Sugerencia: Podéis decorar vuestro plato colocando unas hojas de menta por encima, esto romperá la armonía del color claro de la crema y le aportará un matiz muy resultón.

Resumen
recipe image
Receta
Crema fría de melón y menta
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas