Carne

Alitas de pollo con salsa dulce de barbacoa

Alitas de pollo con salsa dulce de barbacoa
0 Comentar

Las alitas de pollo son el entrante perfecto: son económicas, hay miles de recetas diferentes, son perfectas para compartir (lo que ahorra tener que hacer platos individuales para cada uno) y, además, se pueden comer con las manos.

Gracias a su versatilidad, puedes personalizar cualquiera de las recetas que hay y hacerla tuya demostrando que cada uno tiene su propia idea de cómo son las alitas perfectas: dulces, saladas, fritas, asadas, picantes, muy picantes…

Pero si hay alguien que domina este entrante, y en general casi todos los platos de este estilo, son los americanos. Así que esta receta de alitas consiste en una versión personalizada (no podía ser de otra manera) de sus famosas alitas barbacoa dulces.

Ingredientes:

  • 8 alitas de pollo cortadas a la mitad
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • 150 g de mantequilla
  • 2 guindillas
  • ¼ de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas de pimentón picante
  • 2 cucharaditas de granos de mostaza
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de comino
  • 2 cucharaditas de semillas de cilantro
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • Vinagre de manzana (3/4 partes de una taza de café)

Elaboración:

Alitas de pollo con salas dulce de barbacoa

Las alitas se pueden hacer fritas o al horno, con la ventaja de que si las hacemos del segundo modo quedarán menos grasientas, algo que puede resultar beneficioso debido a que la salsa contiene bastante cantidad de mantequilla.

Salpimentamos las alitas y con un pincel las untamos con un poco de mantequilla derretida previamente en el microondas.

Alitas de pollo con salsa dulce de barbacoa

Una vez hayamos terminado con todas, las iremos pasando por la harina. No buscamos rebozar, sino dar un toque crujiente, así que no las envolváis demasiado.

Si además queréis darle aún más sabor a vuestras alitas podéis emplear un truco muy sencillo; añadir a la harina algunas especias secas como por ejemplo, ajo en polvo, cebolla en polvo y pimentón dulce. Aportarán un extra y nadie notará su procedencia.

Dejamos reposar, durante aproximadamente 10 minutos, para que la harina agarre bien y no se desprenda y metemos al horno.

Aunque el tiempo dependerá del tamaño de las propias alitas y de lo crujiente que las queramos, bastará con mantenerlas unos 30 minutos a 220 ºC.

Durante este tiempo nos ponemos con la salsa.

Alitas de pollo con salsa dulce de barbacoa

En una sartén derretimos la mantequilla y rehogamos a fuego medio el ajo, la cebolla y la guindilla picados muy finos. Cuando la cebolla esté transparente añadimos el pimentón picante y el pimentón dulce junto con el resto de las especias secas (los granos de mostaza, las semillas de cilantro y el comino) que habremos machacado con anterioridad en un mortero.

Dejaremos unos minutos en la sartén para que cojan algo de color y desprendan todo el aroma.

Si queremos que la salsa sea algo más picante podemos añadir una cucharada de pimienta negra y otra de pimienta blanca.

Incorporamos la miel y esperamos que se funda con el resto de ingredientes. Cuando esté todo integrado, subimos un poco el fuego y vertimos el vinagre. Y cuando desaparezca su característico olor, echamos la sal y trituramos todo.

Si preferimos que la salsa sea algo más líquida podemos añadir un poquito más de mantequilla o, incluso, un poco de caldo de pollo.

Ya solo queda sacar las alitas, untarlas con la salsa y presentarlas en una tabla o plato llano. Podemos acompañarlas de queso azul cremoso (si no tenemos, podemos mezclar queso azul con queso de untar) y algunas verduras crudas y peladas como zanahorias, apio o incluso pepino.

Resumen
recipe image
Receta
Alitas de pollo con salsa dulce de barbacoa
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas