Verduras

Rollitos de primavera sin gluten

rollito primavera
0 Comentar

Si conoces a alguien celíaco seguramente sepas que no pueden comer ningún tipo de plato que contenga o entre en contacto con el gluten, presente en cereales como la avena, el trigo y la cebada.

Esto supone que cuando la cocina se basa en rebozados, fritos y demás, es muy complicado encontrar un restaurante que cuente con un menú adaptado. Y si tratas de encontrar un restaurante chino con platos sin gluten, lo que es complicado se convierte en imposible.

Y es que la enfermedad celíaca no entiende de gustos, pero sí de opciones, y por eso, es importante saber que este padecimiento no levanta muros, sino que los rodea hasta encontrar soluciones.

Una de ellas es esta receta, que aunque pueda suponer un reto, el resultado garantiza un sabor único, muy próximo al original, y, además, apto.

Porque… ¿Quién puede resistirse a unos rollitos de primavera?

Ingredientes:

Para los rollitos:

– Salsa de soja tamari (sin gluten)

– De 6 a 12 láminas de papel de arroz (para rollitos vietnamitas, que puedes encontrar en comercios orientales)

– 150 gramos de carne picada

– Col china, aunque puedes usar también col normal

– 1 zanahoria rallada

-Brotes de soja

-Vinagre de arroz

– Aceite de oliva virgen (suave)

– 1 cucharadita de aceite de sésamo

– 1 huevo

-Azúcar

– Sal

– Ajino moto (Glutamato)

Para la salsa agridulce:

  • Tomate triturado (una taza de café)
  • ¼ de cebolla
  • 4 cucharaditas de azúcar
  • 2 cucharaditas de sal
  • El zumo de 1 limón
  • El zumo de 1 naranja
  • Vinagre de arroz (solo para buscar el toque ácido si no lo conseguimos con los cítricos)

Elaboración:

Para el relleno de los rollitos, empezamos por la carne picada que cocinaremos a fuego medio-alto en un Wok en el que previamente habremos calentado el aceite de oliva y el aceite de sésamo.

Cuando la carne esté hecha echamos la zanahoria, la sal y el azúcar. Mezclamos todo bien y cocinamos durante unos dos minutos, no mucho más porque la zanahoria quedaría demasiado blanda y pastosa.

IMG_20151005_034139_844

Ya solo queda incorporar el resto de ingredientes: la col, los brotes de soja y el vinagre de arroz.

Para que este último disipe parte de su fuerte aroma deberemos remover durante unos minutos y, poco a poco irá perdiendo esa intensidad.

Una vez listo, retiramos y dejamos que repose mientras preparamos la encimera para las láminas de papel de arroz.

Estas obleas de papel se utilizan para otro tipo de rollitos cuyo cocinado no pasa ni por la sartén ni por el horno, pero nos sirven como sustituto de la masa de los rollitos de primavera originales que sí contienen gluten y, por lo tanto, no son aptos para su consumo en caso de enfermedad celíaca.

Hidrataremos el papel de arroz con agua, aunque en este paso podemos hacer un poquito de trampa y sumergirlo y sacarlo directamente sin necesidad de ir salpicándolo. Recomendación: Si optáis por esta última opción, no debéis dejar la lámina demasiado tiempo en el agua ya que se estropeará enseguida debido a su fragilidad.

Una vez hidratadas, las extendemos sobre un plato o superficie no porosa (se pegan a la tabla de madera así que cuidado) y en unos segundos observareis que queda blanda y manejable.

Colocamos un poco de relleno del rollito en el medio de forma alargada y doblamos la oblea sobre los dos extremos. Ya solo queda terminar de enrollar el papel de arroz, llevando éste robre el relleno y luego haciendo rodar el rollito entero hasta cerrarlo completamente.

Si no quedan bien cerrados, podemos mojar los extremos con algo de huevo batido. Y si queremos que queden con una masa más gruesa, podemos enrollarlos de nuevo sobre otra oblea, haciendo que sean aún más parecidos a los rollitos de trigo.

IMG_20151005_034257_156

Según vayamos terminando el paso anterior, iremos colocándolos en la bandeja del horno sobre un papel anti adherente que habremos untado con un poquito de aceite de oliva.

Cuando tengamos todos los rollitos hechos, los pintamos con huevo batido y los metemos al horno, previamente precalentado a 220 grados, durante 10 minutos o hasta que quede la corteza crujiente y dorada.

Mientras se hornean, podemos comenzar a preparar la salsa agridulce.

Para ello, primero cocinaremos la cebolla, muy picada, con un poco de sal y aceite de oliva hasta que quede totalmente transparente.

IMG_20151005_034109_654

Después añadimos el tomate triturado como si estuviéramos haciendo una salsa de tomate. Agregamos el azúcar y removemos hasta que se disuelva. Si la cebolla no termina de deshacerse podemos triturar esta primera salsa.

Y finalmente añadimos los zumos de los cítricos y, si es necesario, más azúcar o más vinagre de arroz.

Sugerencia: Si quieres aportar un toque más vistoso a la salsa puedes incorporar la piel de un limón y de una naranja. Le dará un sabor más intenso y, al estar cortado en tiras, podrás retirarlo si finalmente no te gusta.

Hay muchas versiones de esta salsa, algunas con una elaboración más rápida en la que se usa el kétchup en vez del tomate triturado y la cebolla, u otras en las que el sabor cítrico se consigue mediante la utilización del jugo de la piña enlatada. Todas y cada una de ellas son igual de válidas siempre y cuando todos los ingredientes sean aptos y no presenten riesgo alguno para el consumidor celíaco.

Ya solo queda presentarlo todo y desear que nuestro invitado pueda disfrutar de un rollito de primavera de los de toda la vida y, lo más importante, sin límites.

Resumen
recipe image
Receta
Rollitos de primavera sin gluten
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas