Sopas y cremas

Crema de calabacín y almendras

crema calabacín
0 Comentar

Con la llegada del otoño las cremas comienzan a ocupar un papel fundamental en los menús caseros.

Ligeras, rápidas, sencillas y muy nutritivas, estas nos aportan una gran variedad de nutrientes necesarios para el organismo además de reconfortar en los días más grises y fríos.

Y es que, esta hortaliza es de las más recomendadas en cualquier dieta debido a los numerosos beneficios que posee, entre ellos, su alto contenido en fósforo (que ayuda a mantener el correcto de las funciones cerebrales), en calcio (esencial para el desarrollo de los huesos y dientes), en magnesio (muy importante para todo lo relacionado con los músculos), o en vitaminas (como la B9, la A, la C, la E, el zinc o el selenio).

zucchini-617226_1280

Además, ¿Sabías que este alimento apenas tiene grasas ni calorías? ¿Que es rico en fibra y potasio? ¿O que ayuda a prevenir la aparición de cálculos renales al estimular la eliminación de líquidos? Muchas cualidades contenidas en cada cucharada, ¿verdad?

Esta crema de calabacín, que puede servirse con distintas temperaturas, es una variación de la clásica y original receta que la gran mayoría habréis degustado, pero estamos seguros de que os gustará igual o, incluso más que la tradicional.

Ingredientes:

  • 3 calabacines
  • 75 g de almendra molida
  • 1 vaso de leche
  • 1 puerro
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Aceite de oliva
  • Nuez moscada

Elaboración:

knife-464879_1280

Lavamos, picamos el puerro y lo sofreímos en una olla hasta que empiece a pocharse.

Es importante lavar bien ambos ingredientes, ya que en el caso del puerro podemos encontrar algo de tierra entre sus capas, y en el del calabacín la piel no posee protección alguna.

Lavamos, cortamos el calabacín en rodajas no demasiado gruesas y lo añadimos a la olla para saltearlo durante unos minutos.

En muchas recetas encontrareis la opción de pelarlos para evitar un resultado demasiado amargo, pero en este caso, al usar las almendras estaremos contrarrestándolo gracias al sabor dulce que aportan estas.

IMG_20151003_181606

Agregamos el resto de ingredientes y dejamos que cueza a fuego medio sin que llegue a hervir la leche, ya que provocaría una capa de nata que tendríamos que estar retirando constantemente.

Dejamos entre 5 y 10 minutos.

Recomendación: Tened en cuenta que la almendra, pese a ser muy rica en calcio y vitaminas, es un fruto seco algo graso, por lo que es aconsejable no excederse a la hora de añadirla en la crema. Además, actuará como espesante (motivo por el que en esta receta se excluye la patata) y cuanto más echemos, más densidad conseguiremos.

Una vez haya transcurrido ese tiempo y todos los ingredientes estén tiernos, los dejaremos reposar unos 2 minutos en la olla.

A continuación, batiremos hasta lograr una textura suave y sin grumos ni trocitos.

Sugerencia: Podéis decorar la crema con unas almendras fileteadas o, en su defecto, enteras. Pero insistimos, no empleéis demasiada cantidad para que la crema no resulte demasiado pesada.

Sin duda, se convertirá en uno de los platos estrella e imprescindibles en vuestros hogares durante la época otoñal.

Resumen
recipe image
Receta
Crema de calabacín y almendras
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas