Carne

Albóndigas camperas

albondigas
0 Comentar

¿Alguna vez habéis comido en el campo y el sabor de vuestro plato os ha resultado diferente? No, no es coincidencia. Es cierto que determinados ambientes pueden influir a la hora de paladear algunas comidas, y el ambiente rural es uno de ellos.

Rodeados por la naturaleza en su estado más puro, todos rememoramos costumbres de nuestra infancia y juventud, y, a veces, lamentamos el que en la actualidad apenas dispongamos de tiempo incluso para recordar.

Por eso, la receta de hoy os ayudará a evocar parte de esos sentimientos, os conducirá al mejor de los escenarios, y, pese a que cuando abráis los ojos, sigáis en el salón de casa o sentados en la silla giratoria de vuestros despachos, su sabor os habrá hecho revivir uno de esos momentos imborrables.

¿El secreto de esta receta? Tan solo disfrutar, porque eso, por suerte, no se puede olvidar.

Ingredientes para 2 personas:

Para las albóndigas:

  • 300 g de carne picada
  • Entre 25 y 50 g de panceta (que no esté muy salada)
  • Azúcar moreno
  • Caldo de pollo o leche
  • 1 rebanada de pan duro
  • ¼ de cebolla picada
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Harina

Para la salsa:

  • ¼ de calabacín
  • ½ pimiento verde
  • ¼ de cebolla
  • Un poquito de romero
  • Unas hojas de laurel
  • De 4 a 6 tomates maduros
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Empezaremos con las albóndigas.

En primer lugar caramelizaremos la cebolla. Para ello, la rehogaremos en una sartén a fuego suave hasta que comience a hacerse, momento en el que añadiremos un poquito de azúcar moreno. No debemos excedernos en la cantidad porque la cebolla quedaría demasiado dulce y en cuanto se enfriase se convertiría en un bloque de caramelo imposible de partir y comer.

Este proceso debe hacerse de manera lenta, y, como se ha indicado, a fuego bajo, ya que de lo contrario, ambos ingredientes se quemarían enseguida.

En un recipiente ponemos el caldo de pollo o la leche según elección personal, y meteremos la rebanada de pan para que se vaya ablandando.

mincer-783564_640

Picamos la panceta y mezclamos con la carne picada. Recomendación; La panceta es de por sí un producto algo graso por el tocino que contiene, y algo salada, por lo que es aconsejable no sazonar demasiado e ir rectificando a medida que vayamos haciendo el plato.

Añadimos el pan desmenuzado, la pimienta negra (que no debe ser en grano), un poquito de sal y la cebolla ya caramelizada.

Amasaremos bien para que todos los ingredientes queden bien integrados y taparemos con un paño de cocina dejando que repose en la nevera durante más o menos unos 15 minutos.

Mientras nos pondremos con la salsa.

IMG_20151005_025550_512

Se trata de una salsa muy sabrosa, llena de sabores y sin ningún aporte graso, ya que la realizaremos en el horno sin más elementos que las propias verduras.

Escaldamos los tomates para poder pelarlos antes de hornearlos. Si no sabéis en qué consiste esta técnica, os la explicamos rápidamente; Se llena un cazo con agua y esperamos a que empiece a hervir, una vez lo haga, meteremos los tomates, a los que previamente les habremos realizado un corte en cruz en su parte inferior. Esperamos a que el agua entre en ebullición de nuevo, y en cuanto observemos que las puntas de las pieles comienzan a doblarse los sacamos y dejamos enfriar para poder pelarlos.

fruit-314865_1280

Abrimos por la mitad el medio pimiento y retiramos las semillas.

En una bandeja pondremos los tomates ya pelados, el pimiento, la cebolla,  el romero y el laurel. Echaremos por encima el aceite de oliva y un pellizco de sal.

Horneamos durante unos 40 minutos a una temperatura de 180 ºC.

Pasado ese tiempo, sacamos las verduras y las trituramos con la batidora. No olvidéis retirar antes las hojas de laurel.

Reservamos la salsa y recuperamos la mezcla de carnes que habíamos dejado reposando. Es momento de crear estas deliciosas albóndigas, ¿y qué mejor elemento para ello que vuestras propias manos?

Haremos bolitas de un tamaño medio, tened en cuenta que después van acompañadas de la salsa, y si las hacemos demasiado grandes pueden resultar pesadas. Recomendación; Si no queréis mancharos mucho las manos con la carne, podéis espolvorearos un poquito de harina sobre ellas, de esta forma no se os quedarán pegados restos y absorberá parte del olor.

Pasamos las albóndigas por la harina y marcamos en la sartén.  Terminaremos de hacerlas en el horno, y para ello, las iremos añadiendo a la bandeja junto con la salsa.

Dejaremos unos 15 minutos a 180 ºC y una vez suene el timbre del horno tendremos nuestra receta terminada.

Resumen
recipe image
Receta
Albóndigas camperas
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas