Pan y bollería

Pan de chapata casero

Pan de chapata casero
Pan de chapata casero
0 Comentar

El pan de chapata casero se caracteriza por el crujir de su corteza y por una miga de cierta dureza que va formando cavidades. Es ideal para bocadillos por su hidratada masa. Está exquisito y puede aprovecharse durante más de una jornada ya que cuando endurece lo podemos cortar a rebanadas para que nos sirva como base de un canapé o entrada. Está elaborado con harina de trigo y forma parte del recetario italiano que fueron quienes lo introdujeron con gran éxito en el resto de Europa y en el continente americano.

Cuando elaboremos el pan de chapata casero debemos conseguir una masa semilíquida, con grumos, que no quede demasiado fina ni tampoco compacta. Al estar tan hidratada puede resultar pegajosa al tratarla. Por eso, recomendamos amasados cortos y descansar. Además de no desesperarnos conseguimos que vaya fermentando durante el proceso.

Cogemos un bol y ponemos 500 gramos de harina de trigo, 200 mililitros de agua, 150 de madre o levadura fresca de panadero, Y 10 gramos de sal. Hay quien le pone una cucharadita de miel o varias de leche. Removemos todos los ingredientes hasta que el agua se haya absorbido y la dejamos reposar tapada con un trapo húmedo media hora. Nos ponemos amasar y le vamos añadiendo agua hasta un máximo de 150 mililitros. La metemos en un recipiente que engrasamos con aceite de oliva virgen extra. La amasamos en el interior y la dejamos reposar durante diez minutos. Repetimos esta operación hasta que veamos que la masa va cogiendo consistencia.

La sacamos y la extendemos sobre la encimera para comenzar a hacer los pliegues. Le hacemos cuatro dobleces, uno desde arriba al centro y otro desde abajo hasta el mismo punto, y repetimos la misma acción de izquierda a derecha y viceversa. Dejamos reposar y volvemos a repetir los pliegos varias veces más. Tras el último descanso de diez minutos, la tapamos y la metemos en el frigorífico para que fermente y aumente su tamaño.

La sacamos una hora antes de trabajarla de nuevo para que la masa se ponga a temperatura ambiente. Enharinamos y extendemos la masa en forma de cuadrado. La espolvoreamos por arriba. Cortamos 3 ó 4 porciones o procedemos a plegarla y vamos echando abundante harina en cada una de ellas. Así la vamos montando, al final la tapamos con un paño de cocina para que la masa leve.

Ya tenemos casi nuestro pan de chapata casero. Precalentamos el horno a máxima potencia, y colocamos la masa sobre un papel vegetal. De nuevo espolvoreamos con harina. Es recomendable que en su interior se cree vapor, así que con un pulverizador echamos 3ó 4 veces durante los 10 primeros minutos de cocción. Bajamos el horno a 230 grados, y cuando los veamos dorados a 180 grados. Debe estar entre media hora y tres cuartos.

Resumen
recipe image
Receta
Pan de chapata casero
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas