Trucos de Cocina

Cómo hacer boquerones fritos al limón

Cómo hacer boquerones fritos al limón
Cómo hacer boquerones fritos al limón
0 Comentar

Le dicen el pez de plata y  en septiembre es cuando toman su punto óptimo de maduración. Tiene un alto valor comercial por el sabor y la textura de sus lomos. Son muy fáciles de comer por su pequeño tamaño y su frescura, y aunque los más conocidos son los fritos o en vinagre, los boquerones tienen muchísimas posibilidades culinarias. Cada vez podemos encontrar más platos gourmet que tienen este producto como ingrediente principal. De entre todos ellos, hoy aprendemos cómo hacer boquerones fritos al limón. Son seña de identidad en el litoral malagueño y en el municipio catalán de La Escala (Gerona) donde tiene denominación de origen.

Lo primero que hay que hacer cuando llegamos a la pescadería es comprar los más frescos que encontremos en los diferentes puestos. Para ello, debemos fijarnos en que estén duros y brillantes. Compramos medio kilo. Ya en casa, destripamos el pescado, y le quitamos también la cabeza y la espina. Los metemos en agua clara fría para que se desangren para evitar que se pongan oscuros cuando los freímos. Perderían toda la brillantez y esa gracia que tiene del plateado al dorado cuando pasan por la sartén. Con media hora será suficiente.

El siguiente paso para hacer boquerones fritos al limón es meterlos en salmuera con limón y sal. Antes de ponerlos en un recipiente los escurrimos. A continuación le exprimimos un limón y medio y le rociamos un puñado de sal. Hay quien le pone también rodajas de ajo y perejil, pero de esta forma, se enmascara el sabor auténtico del pescado. Son dos productos muy intensos que rebajarían el gusto y el aroma del auténtico protagonista. Los tendremos macerando alrededor de dos horas.

Transcurrido este tiempo, el pescado ya habrá cogido el sabor del limón y habrá absorbido todo el jugo del cítrico, por lo que no hace falta que volvamos a escurrirlo. Ya sólo queda enharinarlos y preparar la sartén con aceite de oliva virgen extra muy caliente.

Los boquerones fritos al limón deben quedarnos doraditos por lo que hay que evitar que se hagan mucho porque si no quedarían muy tiesos. Perderían toda la frescura y jugosidad que tienen al comerlos. Por tanto hay que estar muy atentos de no quemarlos. Los ponemos a fuego fuerte y ya con el aove caliente, los metemos con mucho cuidado de no quemarnos, y los mantenemos en la sartén apenas un minuto. Sólo hay que estar pendiente de ese dorado que tanto los caracteriza.

Cuando los saquemos los ponemos en un papel secante para que suelten todo el aceite, y a disfrutarlos. Extraordinarios acompañados de una ensalada fresca.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas