Salsas

Mermelada casera de melocotón

Mermelada casera de melocotón
Mermelada casera de melocotón
0 Comentar

Cualquier producto casero supera con creces el que podamos comprar en un supermercado ya prefabricado, pero en el caso de la mermelada, su naturalidad y gusto se triplica. Nada comparable a una mermelada elaborada por nuestras propias manos, con fruta recogida directamente de la huerta o procedente de nuestro puesto de confianza, y sin aditivos. Es una delicia para untar o para incorporar en cualquier postre, y una tentación comerla a cucharadas. De moras, higos, mangos o fresas, cualquier sabor es bueno para ponernos manos a la obra. Hoy lo hacemos con una mermelada casera de melocotón.

Hablamos de una fruta propia del verano que es cuando encuentra su punto de maduración. Por lo que es el mejor momento para elaborarla y disfrutarla. Podemos incluso, aprovechar para hacer más cantidad de esta mermelada casera de melocotón, y proveer nuestra despensa. Compramos un kilo de melocotones que estén duros, jugosos y anaranjados. Los escaldamos – metemos en agua hirviendo – para que le podamos quitar bien la piel. Los partimos en trozos muy pequeños y le quitamos el hueso.

El siguiente paso es ponerlos dentro un cazo con 800 gramos de azúcar y lo dejamos macerando. Deberán reposar en la nevera entre dos y tres horas. También se puede hacer con azúcar moreno. Cuando esté el preparado, los cocemos a fuego medio alto para que se ablanden. Suficiente con quince minutos. Ahora le incorporamos medio vasito de limón y bajamos a fuego lento. Removemos el azúcar hasta que se disuelva, y cuando esté casi listo, incorporamos dos clavos de especias aromáticas. A la mermelada de melocotón le va muy bien la canela. Hay quien también prefiere aderezarlo con algún licor.

Lo dejamos cociendo hasta que espese y la mezcla tenga textura, y aspecto de mermelada. De hecho, si encontramos trozos de melocotón que todavía no se han desintegrados debemos chafarlos con el tenedor. Hay que estar pendiente de removerlo para que no se pegue en el fondo del cazo. Aproximadamente, un cuarto de hora.

Sin dejar que pierda calor los metemos en los botes que hemos comprado para la ocasión y lo ponemos en la nevera hasta que enfríe. Éstos son fáciles de adquirir a buen precio en cualquier tienda de menaje o gran superficie. Cuando adquiera la temperatura ideal, ya tenemos nuestra mermelada casera de melocotón. Ya sólo queda disfrutarla con las tostadas, con un crepe, con yogurt, o para incorporarla al bizcocho o alguna tarta.

Resumen
recipe image
Receta
Mermelada casera de melocotón
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas