Cócteles y bebidas

Cervezas del mundo: Bélgica y su cultura

Cervezas del mundo: Bélgica y su cultura
Cervezas del mundo Bélgica y su cultura
0 Comentar

Son muchos quienes desconocen que Bélgica es considerada el “paraíso de la cerveza” por la calidad y variedad que produce en sus fábricas y que lleva a los mercados. De hecho existen más de 500 diferentes. Las hay rubias, negras y blancas – quizás las más populares – dulces y frutales, como las de cereza. Están las de temporada para consumir según cada época del año, entre éstas, las que se conocen como de “invierno y Navidad”. Las hay de mañana, de tarde y de noche. De las más conocidas, las cervezas de abadía elaboradas con trigo que salieron hace siglos de los monasterios. Este tipo también incorpora cebada, suelen ser turbias y de fermentación alta. Muy aromáticas y con una espuma muy cremosa.

Entre las grandes familias de cervezas belgas podemos distinguir cuatro grandes grupos. Las cervezas blancas con menos cuerpo y más frescas caracterizadas por ser de baja fermentación; las negras y rojas que son las más comunes y envejecidas; las lambic de fermentación espontánea y las trapenses que son las conocidas como cervezas de abadía que surgieron en los conventos belgas y que siguen procesos artesanales en su elaboración. Es frecuente encontrar algunas con certificados de calidad que acreditan este tipo de fabricación. Sin duda, son cervezas para paladear sin prisas.

Como curiosidad, cabe decir, que cada tipo de cerveza se bebe en su propio vaso para mantenerla a la temperatura que requiere cada una y potenciar su sabor. Cada recipiente es único en su forma, tamaño y dimensión. Quizás por algo más que por su gusto, son tan sofisticadas estas cervezas.

Los zumos de cebada o trigo belgas representan una amplia gama de sabores, graduaciones, fermentaciones y aromas. La costumbre en bares, restaurantes y supermercados es pedir una cerveza concreta. Por ejemplo, si queremos una blanca suave y ligera, debemos pedir directamente una “Brugs Tarwebier” y una de las más populares la “Jupiler”. Es de tipo pils y es fácil encontrarla en toda Bélgica. Sabe mucho a malta, suave y casi transparente.

Entre las cervezas de abadía o trapenses más conocidas, encontramos las “Leffe” que se elabora con tres tipos distintos de lúpulos y en la que se distinguen notas de clavos, vainilla y plátano. Es algo más oscura o anaranjada que las de trigo a las que estamos acostumbrados. Y la “Orval” es quizás la más especial fabricada todavía en abadías. Muy aromática y una brillante espuma que la convierten en irresistible.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas