Huevos y lácteos

Huevos trufados con patatas

Cocina gourmet
Huevos trufados con patatas
0 Comentar

Los huevos trufados con patatas son una delicatesen que hay que probar algún día. Una experiencia gastronómica que deslumbra por su sabor y por la sensación que produce combinar dos elementos tan ricos y tan básicos con uno gourmet. Y es que pasamos de la sencillez más absoluta a uno de los productos más sibaritas del mercado. La conjunción de los tres produce un absoluto placer al paladar.

Y entre las grandes ventajas que tiene preparar huevos trufados con patatas, son además de su fácil preparación, lo equilibrado que resulta su precio. Si con el fruto de este hongo subterráneo nos extralimitados con el presupuesto, con los otros dos, lo rebajamos considerablemente. Dar un toque de glamour a este tradicional plato siempre presente en cualquier casa, lo convierte en extraordinario.

Para empezar, hay quien recomienda que unos días antes de cocinarlos, metamos las trufas en un recipiente hermético, a ser posible de vidrio, junto a las trufas para que éstos cojan aroma. Aunque parezca difícil por la cáscara, aseguran que le transmiten su olor.

Preparamos tantos huevos fritos como personas sean a la mesa. Aunque para servirlos, lo mejor es hacerlo juntos porque queda mucho más vistoso, y la trufa tendrá mucho más efecto.

Los huevos fritos los hacemos con abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén que no se pegue. Los podemos hacer lo que popularmente se conoce como “muy bonitos o pintados” o con puntillitas, según el gusto de los comensales. Para hacerlos más blanquitos bajamos la potencia del fuego y con el aove muy caliente si los queremos doraditos. Posiblemente para no interferir en el sabor de la trufa es mejor la primera opción.

Ponemos los huevos trufados en la fuente que mejor tengamos sobre un lecho de patatas y rallamos la porción que hayamos comprado sobre ellos. No hace falta que sea muy grande porque cunde mucho raspándola y extrayendo sus virutas.

Las patatas podemos ponerlas panaderas o a rodajas, confitadas o pajas. Éstas se hacen cortándolas en juliana pero muy finas y poniéndolas en remojo para que suelte el almidón. Puestos a elegir, nos inclinamos por las primeras. También se pueden poner en unas rebanadas de pan ecológico para darle un toque de efecto. Aunque se puede incorporar, yo renunciaría al jamón, porque es un producto con mucha calidad y sabor que nos enmascararía el tradicional sabor del huevo con la exquisitez que le da la trufa.

Resumen
recipe image
Receta
Huevos trufados con patatas
Fecha

Recetas relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas recetas