Trucos de Cocina

Recetas monstruosas para niños

Recetas monstruosas para niños
Recetas monstruosas para niños
0 Comentar

Nos divertimos cocinando y nos entretenemos comiendo. Con las recetas monstruosas para niños damos un toque de fantasía nuestros almuerzos y cenas. Con ellas, mostramos a los más pequeños el valor que tiene la imaginación y que se puede hacer cualquier cosa que se nos pase por la cabeza. Ese día sentarse a la mesa será diferente. Una historia que contar a los amigos, y por qué no, de que quiera volver a ponerse al frente de la cocina. La experiencia tendrá repetición seguro.

Se nos ocurren muchos alimentos con los que podemos jugar para hacer recetas monstruosas para niños. Hay algunas que por su textura o color nos lo ponen más fácil como puede ser la carne picada, las patas de pulpo, percebes o todo tipo de salsas. Especialmente las de tomate o el guacamole. Con el pan, las tartas, galletas o magdalenas también podemos hacer terroríficas creaciones. Y con un poco de imaginación podemos transformar los embutidos de los sándwich en espantosas meriendas.

Empezamos por el pan, podemos amasar junto a los más pequeños nuestros propios bollos caseros. Además de disfrutar del sabor es un alimento perfecto para empezar a introducirlo en la cocina. Con 500 gramos de harina, una cucharadita de sal, una de levadura y 200 mililitros de agua podemos hacer volar nuestra imaginación amasando. Podemos inventar mil formas con el rodillo para el pan que vamos a comer, pero además podemos con un cuchillo hacerle los cortes que creamos necesarios para hacer los monstruos. A ello, le sumamos que podemos incorporar pipas a modo de afilada dentadura, sésamo blanca para una cara llena de granos, y un ramillete de negros para formar los ojos, una nuez formará para una boca deforme.

Con la carne picada podemos hacer albóndigas de zombis o un steak tartar que se arrastra por nuestro plato. Dos huevos de codornices harán de ojos, perejil para el pelo, alcaparra para los ojos y cebolla para la boca. La carne picada amasada y pasada por la sartén nos permite darle múltiples formas y acompañarla con unos piquitos de pan como cuernos, una boca sangrante de tomate, una cresta de zanahoria, y unos ojos saltones con pimientos.

Nuestras recetas monstruosas para niños se extienden también a los sándwich. No sólo podemos moldear los embutidos haciendo rulos o cortando en trozos para formar una figura, sino que además sobre el pan de molde podemos integrar otros alimentos con los que formar caras horrorosas que hagan sonreír a los niños cuando están dispuestos para la merienda.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas