Carne

Croquetas de pollo con puré de verduras

Croquetas de pollo con puré de verduras
0 Comentar

Las combinaciones que podemos hacer en una receta de croquetas son innumerables. Podemos adaptarlas al gusto del comensal añadiendo cualquier tipo de carne o vegetales. Las croquetas de pollo con puré de verduras permiten, además, utilizar una de las carnes con menor contenido en grasas e incorporar los nutrientes de los vegetales.
Para elaborar estas croquetas necesitamos 200 gramos de pechuga de pollo, un puerro, 100 gramos de judías verdes, una zanahoria, 250 mililitros de leche, un par de hojas de laurel, 3 cucharadas de harina, un huevo, pan rallado, aceite de oliva virgen extra y sal.

Comenzamos poniendo al fuego una olla con agua, una pizca de sal y una o dos hojas de laurel y hervimos las pechugas de pollo durante 10 minutos. Las retiramos y las picamos con un cuchillo en trocitos, lo más finos posibles.

Hervimos la zanahoria, las judías y el puerro durante unos 20 minutos en una olla con agua hirviendo. Las retiramos, las cortamos en trozos y las escurrimos. Trituramos las verduras con una batidora obteniendo un puré fino y homogéneo.

En una sartén con aceite de oliva caliente, salteamos los trozos de pollo y añadimos el puré de verduras. Removemos bien, salpimentamos y echamos la harina. La rehogamos y poco a poco vamos incorporando la leche, removiendo bien.

Dejamos la mezcla de la sartén hasta que espese. Estará lista cuando empiece a despegarse de los bordes de la sartén.  Dejamos enfriar la masa y damos forma a las croquetas con las manos.  Las empolvamos en harina. Batimos un huevo y bañamos las croquetas en él. Acto seguido las pasamos por pan rallado y las freímos en aceite de oliva virgen caliente en una sartén.

Disponemos las croquetas en papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de aceite durante unos minutos y consumimos.

Muchos aconsejan dejar la masa reposar de un día para otro para intensificar los sabores. Otra recomendación sería la de utilizar un tipo de pan rallado un poco grueso y mantener una temperatura de fritura constante.

Algunos optan empanar las croquetas dos veces pero puede resultar contraproducente, con un resultado seco  y con un rebozado demasiado duro y grueso. Nunca debemos freír demasiadas croquetas a la vez porque provocaría un enfriamiento del aceite.

Podemos congelar algunas de las croquetas para disfrutar de ellas en otra ocasión. Tenemos que colocarlas sobre una bandeja con papel de horno y meterlas en el congelador durante tres horas. Retiramos, introducimos en una bolsa para congelación y volvemos a guardar en el congelador, de esta forma no se quedarán pegadas entre ellas.

Resumen
recipe image
Receta
Croquetas de pollo con puré de verduras
Fecha

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas recetas