Madridismo

AMISTOSO INTERNACIONAL | PORTUGAL 2-1 SUECIA

Cristiano reina en su tierra en una hora de pura felicidad

cristiano-gol-portugal-suecia
Cristiano Ronaldo celebra su gol en el Portugal-Suecia. (AFP)
0 Comentar

No era un partido más para Cristiano Ronaldo a pesar del carácter de amistoso del mismo. El hijo pródigo volvía a su casa, Funchal, y ante uno de sus rivales fetiches cuando se pone la camiseta de la selección portuguesa, Suecia.

Casi 14 años después de la última vez y en el estadio del eterno rival del Nacional -su equipo de la infancia- la estrella lusa recibía en la previa el homenaje de toda la isla de Madeira por la conquista de la pasada Eurocopa. El combinado nórdico post-Ibrahimovic era el rival elegido y los dos antecedentes anteriores, la repesca para el Mundial de 2014 -donde marcó los cuatro goles de la eliminatoria-, invitaban aún más al optimismo.

En los primeros minutos y ante un público volcado con sus jugadores, el fútbol lo pusieron los suyos y las ocasiones los suecos. Como delantero referencia ante la suplencia de André Silva, el madridista se tiraba a las dos bandas para intentar crear peligro y así vino en el minuto 13 el primer acercamiento luso después de un centro suyo que no pudo rematar Renato.

En la segunda acción, los mismos protagonistas se cambiaron los papeles y como no podía ser de otra forma con Cristiano Ronaldo en el área pequeña, ésta sí acabó en gol. Su novia y su madre, presentes en uno de los palcos, aplaudían el tanto más especial de su familiar.

Suecia seguía llegando y llegando pero no estaban precisos de cara a portería. En el minuto 25, CR7 dispuso de la segunda oportunidad del encuentro pero su semivolea se marchó alta ante el lamento del propio madridista.

Pasada la media hora de juego, la mala suerte se volvió a cebar con los nórdicos. En una jugada que el propio Cristiano salvó de que se fuera a saque de portería acabó con la diana en propia puerta de Granqvist. La desesperación entonces derivó en una dura entrada sobre la estrella lusa, que encogió el alma del madridismo durante unos segundos.

Menos de una hora de reinado

En la reanudación, las cuatro sustituciones que realizó el seleccionador portugués Fernando Santos, le volvió a situar en la izquierda tras la entrada de Eder, el héroe de la Eurocopa. En su primera acción de estos últimos 45 minutos despejó un balón en un córner en contra, demostrando su compromiso.

La segunda sí fue ofensiva con un disparo lejano en el lanzamiento de falta que se marchó muy alto mientras sus vecinos ya se relamían como hicieran unos días antes con un tanto en las mismas características. El que sí llegó fue el gol de los suecos, con los que acortaban distancias en el marcador justo antes de que abandonara el terreno de juego en el minuto 57 con una sonora ovación por otro ídolo como Quaresma.

 

Últimas noticias