Premier League

PREMIER LEAGUE | MANCHESTER UNITED 1-1 STOKE CITY

Un fallo de De Gea corta la racha del United de Mou

fallo-degea-stoke
Momento del fallo de De Gea que significó el empate del Stoke,. (Reuters)
0 Comentar

Hubo una época en la que decían que Mourinho tenía manía a los jugadores españoles. Pues ante el Stoke, el entrenador del Manchester United cerró una vez más la boca de sus críticos disponiendo de inicio a De Gea -fijo habitual- con Ander Herrera y Mata en tres cuartos de campo.

Cuándo todavía no se habían llenado las gradas de Old Trafford, Ibrahimovic ya había tenido la primera. Grant le ganó la batalla psicológica en el primer mano a mano pero iba a ser el preludio del aluvión local.

Un posible penalti a favor volvía a encender al técnico portugués en la banda, más aún con la tarjeta amarilla a Valencia. Esto despistó a la defensa de los diablos rojos que vio como Cameron también perdonaba.

El dominio del United era insultante y dos ocasiones de Pogba, con otra de Mata, refrendaban el mismo. Sin embargo, el tanto no llegaba gracias en parte al guardameta de los potters y a la suerte visitante.

En los últimos quince minutos de la primera mitad, el ritmo bajó de forma considerable y el fútbol dominio no se transformó en más oportunidades tanto por parte de uno como por el otro.

En la reanudación, De Gea hizo acto de presencia con una buena mano al cabezazo de Martins Indi. El Stoke se empezaba a sentir cómodo en Old Trafford y el United aprovechaba para salir a la contra en estos primeros minutos.

Poco después, Ander Herrera pudo irse a la calle tras una escalofriante entrada sobre Allen, que el árbitro castigó sólo con amarilla. Como también hizo por un codazo de Ibrahimovic mientras el encuentro se dormía por momentos.

Mou volvió a tirar de banquillo

Fue entonces cuando Mou decidió mover fichas en el banquillo dando entrada a Rooney y Martial por Mata y Lingard. Ibrahimovic antes y Ander Herrera después vieron como sus disparos desde fuera del área se marchaban lamiendo los palos.

Precisamente sería uno de los recién incorporados, Martial, el que abriría la lata con un buen remate de rosca. Este gol abrió espacios y eso lo aprovecharon los locales para intentar batir de nuevo a un notable Grant.

Allen y Grant silenciaron Old Trafford

Entonces sería el momento de Mark Hughes de cambiar la dinámica. Walters y Crouch entraban por un Arnautovic lesionado y un Bony desacertado.

Como pasara en el caso contrario, estas sustituciones llevaron consigo un nuevo tanto a favor. Allen iba a aprovechar un error de De Gea en el bloqueo del balón para mandar a las redes el rechace que dio previamente en el larguero.

De nuevo, The Special One tenía que mirar en el banquillo y Depay entraba sorprendentemente por Ander Herrera, en una clara declaración de intenciones.

Pogba volvía a demostrar su fama de llegador con un cabezazo que volvió a estrellarse en el travesaño. Para unos el tiempo pasaba muy rápido mientras los otros lo paraban con el tercer y definitivo cambio, entrando Shaqiri por Bardsley. El acoso y derribo iba a estar falto de minutos ya que el empate volvía a dejar a Mourinho con cara de pocos amigos, y esta vez por un fallo de De Gea.

Últimas noticias